jueves, 20 febrero 2020
19:05
, última actualización
Local

Conservacionistas llevan al fiscal la ‘agonía’ de la iglesia de San Lázaro

La asociación Adepa presenta una denuncia por deterioro y posible hurto en el templo. Está declarado Bien de Interés Cultural pero abandonado desde el año 1998. Es la hermana pobre de Santa Catalina.

el 08 mar 2013 / 22:28 h.

TAGS:

El moho, las malas hierbas, los desperfectos y el mal estado del campanario saltan a la vista.

La encalada iglesia de San Lázaro, junto al hospital sevillano del mismo nombre y también el cementerio de San Fernando, muestra sus costillas de ladrillo, luce un negro mohoso, la mala hierba se adueña de sus tejados y el campanario está de mirame y no me toques. Cuando por allí se transita, es inevitable pensar: esta fachada no aguanta las próximas lluvias. El estado del interior se desconoce, ya que está cerrada al culto desde 1998. Todo un monumento a la dejadez, pese a estar considerada Bien de Interés Cultural. Sería la hermana pobre de Santa Catalina . Una sí suena, especialmente por la riña política y ubicarse en el Casco Histórico; pero la otra, que radica donde duermen los muertos y en las cercanías de El Vacie, sigue olvidada.

"Es una pena, se encuentra en un estado lamentable". Andrés Joaquín Egea López, presidente de la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) , ha elevado a la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de la Audiencia de Sevilla una denuncia por posibles delitos contra el patrimonio y hurto ante la ausencia de conservación y la posible desaparición de elementos artísticos del templo.

En la denuncia, Adepa recuerda que la titularidad de esta iglesia es de la Diputación Provincial de Sevilla y deja constancia de la "consciente indolencia de la Consejería de Cultura", dado que, allá por noviembre de 2006, se le transmitió la situación de "abandono y peligro de hundimiento de los forjados, así como pérdidas de los elementos del culto e imágenes de la iglesia, sin respuesta alguna".

En su escrito ante la Fiscalía, el presidente de la asociación conservacionista indica que no hay proyecto alguno de rehabilitación de una iglesia "muy vinculada a la historia de nuestra ciudad". Su datación exacta es desconocida, pero el hospital hunde sus raíces en la Reconquista. El templo, compuesto de tres naves, tiene pinturas del siglo XVI y su retablo mayor es del XVIII. Aunque no se puede acceder a su interior, Andrés Joaquín Egea apunta a la desaparición de esculturas y orfebrería, de ahí que solicite a la Fiscalía que reclame un inventario de bienes.

"A pesar de su innegable valor histórico y artístico, este edificio se ha ido abandonando desde las postrimerías del XX". Ante el riesgo de hundimiento, en 1998 se cerró.

  • 1