domingo, 26 septiembre 2021
09:13
, última actualización
Deportes

De Goliat a Cenicienta

En 1945 nacía uno de los símbolos nacionales serbios tras la desintegración de Yugoslavia, el Partizán de Belgrado. La entidad albinegra ha recuperado el prestigio en la Liga de Serbia, aunque en Europa ha sido incapaz de firmar la escalada. Foto: partizan.rs

el 15 sep 2009 / 19:16 h.

En 1945 nacía uno de los símbolos nacionales serbios tras la desintegración de Yugoslavia, el Partizán de Belgrado. La entidad albinegra ha recuperado el prestigio en la Liga de Serbia, aunque en Europa ha sido incapaz de firmar la escalada.

Slavisa Jokanovic, cuya carrera en activo expiró en las filas del extinguido Ciudad de Murcia, asumió los designios del Partizán de Belgrado en el estío de 2007. La entidad albinegra, que había debido cumplir tres campañas a la sombra de su eterno rival, el Estrella Roja, eligió a un entrenador que en su singladura en el césped había alzado una Liga y dos Copas con Ljubi?a Tumbakovic en la dirección deportiva.

Desde entonces, los sepultureros, -apelativo que acuñó el club durante la II Guerra Mundial por la participación de algunos de sus dirigentes en los entierros de los soldados del Ejército Popular Yugoslavo fallecidos en la contienda bélica-, iniciaron una progresiva escalada hacia el éxito. En la anterior edición liguera de la Meridijan Superliga, denominación de la competición serbia tras la desaparición de Yugoslavia, el conjunto de Jokanovic alcanzó el título, condenando al histórico Estrella Roja a un papel secundario en su país y en las citas en Europa.

En el período estival, Jokanovic optó por apuntalar la plantilla que se proclamó campeona de Liga. Una de las incorporaciones de mayor prestigio fue el delantero serbio Milos Bogunovic, el referente ofensivo del modesto RAD de Belgrado en la anterior experiencia y que acumula un gol en la UEFA y dos en la previa de la Champions, ronda en la que los discípulos de Jokanovic fueron incapaces de eliminar al último verdugo del Sevilla en la Copa de Europa, el Fenerbahçe turco.

Y una de las joyas de futuro del fútbol serbio milita en el Partizán, el veloz delantero Milan Peric. Nacido el 16 de abril de 1986, el ariete serbio debutó en Primera en las filas del modesto Tavria Simferopol ucraniano. Tras su brillante campaña en el cuadro de Crimea, fue el Hajduk-Rodic, donde anotó 18 goles en 16 encuentros, su último destino antes de firmar por el Partizán.

líder destacado. El Partizán de Belgrado, con un bloque plagado de juventud, es el actual líder de la Liga serbia. Con 15 encuentros disputados, el bloque albinegro es primero, con 35 puntos sumados y sólo dos derrotas encajadas. La última data del domingo anterior, cuando sucumbió a domicilio ante el modesto Borac Cacak, que busca huir del descenso (1-0).

Sin duda, el conjunto de Jokanovic es el máximo aspirante a repetir éxito en la cita doméstica, en la que la Vojvodina de Novi Sad que dirige Ivan Brzic, jugador del Partizán en la década de los 70, suma cinco puntos menos. El Estrella Roja, mientras, es tercero y otea el liderato a ocho puntos, una distancia excesivamente amplia a siete jornadas de la conclusión de la Meridijan Superliga.

  • 1