Menú
Deportes

El 92 puede ponérsele muy negro a Lopera

Los demandantes que le discuten la propiedad de 30.000 acciones sospechan que esa cantidad puede ser incluso mayor.

el 04 jun 2012 / 21:13 h.

Manuel Ruiz de Lopera, en los juzgados en octubre de 2009.
Diecisiete accionistas del Betis han presentado una demanda civil ante el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Sevilla para discutirle a Manuel Ruiz de Lopera la propiedad 30.689 de las 55.350 acciones que están a su nombre en el capital social del club. La trascendencia de la denuncia es enorme. Si prospera, el expresidente perderá el 31,38% de la tarta accionarial. O incluso más, ya que los reclamantes, después de más de un año elaborando su demanda, tienen "fundadas sospechas" de que Lopera no sólo no pagó esas 30.000 acciones sino algunas más. Su cálculo es que el exdirigente, cuyo paquete sigue intervenido judicialmente y administrado por José Antonio Bosch, se quedaría con menos del 19%.

El soporte fundamental de la demanda es el conjunto de autos en los que la jueza Mercedes Alaya da por cierto que Lopera no pagó lo que tenía que pagar por las miles de acciones que suscribió a su nombre durante la conversión del Betis en sociedad anónima deportiva. "En el Juzgado de Instrucción número 6 hay documentos que nos hacían pensar que esa sospecha que teníamos muchos béticos podía corresponderse con la realidad. La Liga de Juristas Béticos hizo un estudio y al final a las tres asociaciones [Por Nuestro Betis, Béticos por el Villamarín y la Liga], más la Fundación Heliópolis, se les solicitó que se sumasen a esta demanda, pero debían firmarla accionistas del 92 que sigan siéndolo. En el proceso penal sí pueden personarse las asociaciones, pero no en este pleito civil", explica Adolfo Cuéllar, demandante y uno de los principales artífices de la documentada demanda (más de 120 folios). No hay, sin embargo, ningún representante por PNB. "Pero nos consta que están conformes y respaldan la demanda", aclara Cuéllar.

"Este caso es más importante que la causa penal porque se puede derivar que los accionistas mayoritarios pasen a ser los béticos y no Lopera. La base fundamental es que en el día D y a la hora H había que poner un dinero sobre la mesa y él no lo puso. Y además tenemos fundadas informaciones de que hay otras partidas no desembolsadas que harían que se quedase con menos del 19% del capital social [ahora posee el 51,34%]", explica Emilio Soto, portavoz de BXV y también firmante. "Lopera perdería como mínimo el 31,38% del capital. Y tenemos la sospecha de que ese porcentaje puede ser mayor", corrobora Cuéllar.

Los demandantes tienen la seguridad de que el proceso, tutelado por el mismo juez que supervisa el concurso de acreedores del Betis, se resolverá "pronto". "En los procedimientos concursales, los procesos civiles funcionan con más rapidez que los penales", argumenta Cuéllar. "Casi todo el trabajo está hecho, aquí no hay que buscar a ningún perito", agrega Soto. También tienen claro a qué argumento recurrirá la defensa de Lopera, en realidad el mismo que ha empleado en el proceso por presunto delito societario: la prescripción de los hechos denunciados. "No es así, hay delito continuado", recuerda Soto. ¿Y después? Ofrecer las acciones a los béticos. "No queremos quedarnos el Betis gratis, como dicen, sino aportar el capital social para diseminarlo. Los clubes de fútbol deben ser de sus asociados", sentencia Cuéllar.

  • 1