Menú
miércoles, 28 septiembre 2022
Local

El juez Serrano: "Me siento perseguido"

El magistrado refuta su sentencia y asegura que está siendo vetado.

el 18 oct 2011 / 20:17 h.

TAGS:

El juez de Familia Francisco Serrano, en una imagen de archivo, durante una conferencia en el Círculo Mercantil.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) por la que el juez Serrano quedó inhabilitado durante dos años al modificar la custodia de un menor para que saliera de nazareno en una cofradía de la Madrugá no ha arrugado a este polémico magistrado.

Ayer, en el programa de Tele Sevilla Cómo está Sevilla, conducido por el periodista Paco Robles, el juez Serrano no se anduvo por las ramas: “Me siento perseguido”, afirmó en las que fueron sus primeras declaraciones tras conocerse el fallo del TSJA.

El magistrado, apartado de su cargo por un delito de prevaricación culposa, arremetió de nuevo contra la Ley de Violencia de Género, a la que culpó de la “degeneración moral” de la sociedad. Serrano defendió con ahínco la custodia compartida y denunció, una vez más, la aplicación de la Ley de Violencia de Género que el entiende que no defiende a las mujeres “verdaderamente maltratadas”.“Están arransando a las familias”, sostuvo durante la entrevista en Tele Sevilla, en la que anunció que seguirá defendiendo con “firmeza y claridad” sus principios con el fin de “defender los interés del niño por encima incluso de los de sus padres”.

El TSJA ha condenado al juez Serrano a dos años de inhabilitación, aunque reconoció en su sentencia lo “severo” de la misma, por lo que reclamará al Gobierno un indulto parcial que deje la condena en seis meses. La decisión del Alto Tribunal andaluz ha sorprendido teniendo en cuenta que la Fiscalía retiró todos los cargos contra Serrano.

La posición de la Fiscalía. De hecho, solicitó su libre absolución frente a los diez años de inhabilitación que pedía con anterioridad. Los magistrados sí le han absuelto de un delito de prevaricación dolosa al considerar que “no está suficientemente probado” que el juez incurriera “en una evidente, patente, flagrante y clamorosa acción o dejación en el ejercicio de sus funciones”, ni que “haya ejercido arbitrariamente el poder que le confiere su condición de juez”.  

  • 1