martes, 22 octubre 2019
22:03
, última actualización
Deportes

Fazio contra la mala racha

Federico Fazio se dispone a volver al equipo, y esta vez con más fuerza que nunca. Hace unos días lo hizo Lautaro Acosta y ahora le toca a él. Ayer, en el entrenamiento, dejó claro que sus continuos problemas físicos han quedado atrás. Manolo Jiménez le dará el puesto que deja el sancionado Duscher.

el 15 sep 2009 / 22:27 h.

Federico Fazio se dispone a volver al equipo, y esta vez con más fuerza que nunca. Hace unos días lo hizo Lautaro Acosta y ahora le toca a él. Ayer, en el entrenamiento, dejó claro que sus continuos problemas físicos han quedado atrás. Manolo Jiménez le dará el puesto que deja el sancionado Duscher.

Fazio era y es una de las grandes esperanzas del técnico para esta temporada. El argentino despidió el pasado ejercicio dando una exhibición de su potencial, pero luego, entre los Juegos Olímpicos y las lesiones, pasó a un segundo plano. Ante esto, Romaric, Duscher, Renato y Maresca quedaron como candidatos a jugar en el doble pivote. Fazio ha jugado únicamente doce partidos en lo que va de Liga (cuatro completos) y sólo en cuatro formó parte del once inicial. Suma 492 minutos sobre el césped, siendo, de este modo, el decimoséptimo futbolista del plantel en minutos jugados, lo que da una idea de cómo está siendo su temporada.

Ahora, Fazio se entrena con total normalidad. La artritis reumática que sufría en el tobillo parece olvidada y, tal como sucedió con su compatriota Lautaro Acosta, ha pasado de desesperar a Jiménez con su lesión a prepararse para su inminente regreso al equipo, tras probarse en Gijón y disputar ese partido completo. Ayer, el argentino dejó claro que está como una moto: rápido, con ritmo, ajeno a sus problemas físicos e incluso acertado a la hora de marcar goles.

Y todo ello ante los ojos del técnico, que el domingo no podrá contar en Montjuïc con Duscher -sancionado en la tarde de ayer con un encuentro de suspensión, al igual que Escudé- y ve en el espigado futbolista la mejor baza. Todo puede pasar, evidentemente, pero teniendo en cuenta que ante el Espanyol Renato podría jugar en la media punta y que Maresca quizá tenga que seguir esperando su oportunidad, las opciones de Fazio han ganado muchos enteros.

Tras el varapalo sufrido en el derbi, Jiménez se encuentra ante un choque especialmente delicado. Tres derrotas consecutivas han dejado al Sevilla sin la valiosa renta que tenía sobre sus rivales directos en la lucha por la Champions. Es más: sólo tres puntos le separan en estos momentos del Málaga, séptimo clasificado. Pese a las bajas, nadie se plantea volver a caer. Desde que Jiménez dirige al equipo, éste nunca ha sufrido cuatro derrotas consecutivas en Liga. Esta misma temporada llegó a perder cuatro seguidos, si bien uno de ellos era de Copa y otro de UEFA: Málaga, Ponferradina, Valladolid y Standard de Lieja (entre el 26 de octubre y el 6 de noviembre).

La racha de Juande. A la espera de ver lo que da de sí la cita de Montjuïc, el último precedente de esa racha de cuatro derrotas en Liga se remonta a principios de la pasada campaña. Cuando Juande Ramos aún era entrenador del Sevilla, éste llegó a perder de forma consecutiva entre las jornadas cuarta y séptima (Barcelona, Espanyol, Zaragoza y Deportivo). Antes de ésta, la referencia más cercana se remontaba a la temporada 1995/96.

  • 1