sábado, 25 septiembre 2021
22:31
, última actualización
Local

García Calderón plantea el indulto

La Fiscalía Superior de Andalucía estudiará aplicar medidas, como un indulto parcial, que corrijan la "posible desproporción" de la orden de alejamiento impuesta a la madre de Pozo Alcón que abofeteó a su hijo.

el 15 sep 2009 / 19:47 h.

TAGS:

La Fiscalía Superior de Andalucía estudiará aplicar medidas, como un indulto parcial, que corrijan la "posible desproporción" de la orden de alejamiento impuesta a la madre de Pozo Alcón (Jaén) que abofeteó a su hijo. Esperará a que sea firme la sentencia, que el fiscal de Jaén recurrió para aumentar la pena.

El fiscal Superior de Andalucía, Jesús García Calderón, explicó a Europa Press que en caso de que la orden de alejamiento de un año y 45 días impuesta por el Juzgado de lo Penal número 3 de Jaén se haga firme -el fiscal de Jaén la ha recurrido y ha solicitado un año y 65 días de alejamiento y 65 días de cárcel en vez de 45-, su intención es "coordinar la posición del Ministerio Fiscal para ver de qué forma podría producirse su ejecución sin que se perjudiquen los intereses del menor".

García Calderón aludió a diversos instrumentos legales que pueden corregir una situación "hipotéticamente desproporcionada", como la concesión de un indulto parcial a la madre.

Consideró que en este asunto la fecha en la que ocurrieron los hechos -en octubre de 2006- es un "elemento decisivo", puesto que pueden transcurrir tres años desde ese momento hasta la confirmación de la sentencia.

El fiscal superior de Andalucía recordó que "el Código Penal exige imponer la orden de alejamiento" en estos casos y respecto al recurso planteado por la Fiscalía de Jaén aclaró que se corresponde con la "estricta aplicación de la ley", en relación a que la sentencia emitida en primera instancia no tuvo en cuenta que se tenía que aplicar la agravante de que los hechos se desarrollaron en el domicilio familiar.

La gresión se produjo durante una discusión que comenzó cuando la madre, María del Saliente Alonso, regañóa su hijo de 10 años por no hacer los deberes. Éste le arrojó una zapatilla y corrió a esconderse en el baño de la casa. Allí, la madre le agarró por el cuello y le propinó un bofetón, como consecuencia del cual el niño se golpeó la cabeza contra el lavabo y sangró por la nariz.

Fue un profesor del niño en el colegio quien detectó los efectos tras la agresión y activó el protocolo ante malos tratos, así como el centro de salud donde fue atendido el menor. Dos años después, la madre -que durante todo este tiempo ha convivido en el domicilio familiar con su hijo- ha sido juzgada y condenada a 45 días de cárcel y un año y 45 días de alejamiento del menor. La juez tuvo en cuenta el carácter "difícil y desobediente" del niño y el nerviosismo que provocó en la madre.

  • 1