jueves, 24 septiembre 2020
13:49
, última actualización
Local

Las corbatas que vio Arenas en el comedor social

Fue en la presentación de una nueva plataforma auspiciada por el PP, Andalucía más humana, en la que Javier Arenas quiso mostrar ayer a los asistentes la verdadera "realidad social" de la comunidad autónoma en estos momentos de crisis, con un tono "más humano" de lo habitual.

el 15 sep 2009 / 22:21 h.

TAGS:

Fue en la presentación de una nueva plataforma auspiciada por el PP, Andalucía más humana, en la que Javier Arenas quiso mostrar ayer a los asistentes la verdadera "realidad social" de la comunidad autónoma en estos momentos de crisis. Con un tono "más humano" de lo habitual, el líder del PP-A calentó motores para la manifestación contra el paro que tiene convocada el próximo domingo en Málaga.

Acudió a argumentos de su guión habitual -que en Andalucía hay menos hospitales, que hay pueblos sin médico las 24 horas del día y que la Junta "despilfarra"-, pero incorporó otro de nuevo cuño: su visita navideña a un comedor social. "Había personas con corbata", narró.

En un escenario en el que estaban estratégicamente situadas para la televisión las mujeres inmigrantes con pañuelo en la cabeza, Arenas utilizó un gesto confidente para contar a los congregados lo que él vio ese día de Navidad, según refirió. "Hace falta en Andalucía un gran plan para afrontar la emergencia social.

Había personas con corbata y uno de ellos se levantó y me dijo que antes de sacar al niño del colegio o perder su vivienda iba al comedor social". A este tipo de servicios acuden habitualmente personas desasistidas. Cáritas alertó en diciembre pasado de que había aumentado la afluencia a las horas de comer, fundamentalmente, de inmigrantes que había perdido el empleo.

Todo esto lo dijo Arenas en un acto que si hubiese sido convocado por el PSOE, habría encajado dentro de los que el PP considera claros exponentes de que en Andalucía hay un régimen. Estuvieron presentes organizaciones sociales de las ocho provincias, representativas de distintos colectivos, acompañados por concejales de las áreas ciudadanas de algunos gobiernos municipales del PP.

No hubo mención al supuesto régimen implantado por Manuel Chaves, pero sí al funcionamiento que le atribuye Arenas: "Las subvenciones serán plurianuales y por concurso. No tiene sentido que las asociaciones estén cada año con la incertidumbre de si llega o no la ayuda, que no depende del favor de los políticos, sino que son un derecho y nunca tenéis que agradecer ni al PSOE ni al PP", subrayó.

Algunos de los asistentes -con una clara mayoría femenina- se habían levantado a las cuatro de la mañana para salir de Almería y llegar a tiempo a la cita. Por eso el presidente del PP-A les prometió que todas las iniciativas que allí se discutieran iban a ser tratadas en el Parlamento andaluz y les habló de que éstos son tiempos de "sacrificio". "El primer sacrificio que lo hagan los gobernantes", dijo, al tiempo que reclamó el derecho de su partido a salir a la calle contra la crisis. Él, garantizó, no va a manifestarse "para insultar a nadie".

Como la intervención de Arenas tenía acento social, no hizo referencia alguna a la supuesta trama de corrupción de personas vinculadas al PP destapada por él juez Baltasar Garzón. Y como fallaron las ráfagas musicales a la entrada del líder, ya se encargó una joven colaboradora de su dirección regional, Rosario Soto, de iluminar su perfil. Introdujo su intervención con toda una loa a su persona. "Me siento observado", comentó Arenas tras oírle decir que ella se pasa el día mirándole para aprender de él. "Le observo siempre, con corbata y sin corbata...".

  • 1