miércoles, 02 diciembre 2020
20:17
, última actualización
Deportes

Mel: "Es difícil que un equipo nervioso haga las cosas bien"

El entrenador del Betis matiza que está presión "es preciosa". "En Hondarribia habría firmado estar aquí con siete puntos de ventaja", dice.

el 22 mar 2012 / 22:51 h.

Pepe Mel reconoció que el empate, sobre todo por las formas, fue "cruel", pero también admitió que su equipo estuvo nervioso, que ya es admitir. "Nosotros también hemos ganado otras veces de esa manera, es un poco cruel pero hay que levantarse porque en tres días tenemos un partido vital. Tenemos que quitarnos de encima el nerviosismo que hemos tenido en la primera parte", explicó el entrenador del Betis, que en todo caso no quiso dramatizar porque, a fin de cuentas, su equipo amplió ayer su ventaja sobre los puestos de descenso. "Es una renta muy buena. Quedan diez finales y sacamos siete puntos. En Hondarribia lo habría firmado, aunque la competición está siendo extraña. Pero el partido contra el Racing sí que puede darnos mucha vida", afirmó.

Una vez que confesó la intranquilidad con que los suyos salieron al césped, el míster verdiblanco fue interrogado más en profundidad por el asunto. "Es difícil que un equipo nervioso haga las cosas realmente bien. Y se ha visto. Hemos fallado pases sencillos y eso va cimentando el runrún de la grada. Lo mejor en la primera parte era irnos al descanso con 0-0. En la segunda parte nos hemos entonado un poco más", dijo. "Los nervios no son entrenables. Hoy he dicho a los jugadores que salieran a divertirse, a muchos nos costó mucho llegar aquí y por eso les dije que disfruten, que se liberen. Aun así, nos cuesta", añadió.

Si este Betis que nuevamente no le gana a nadie está nervioso, eso significa más presión. El técnico heliopolitano, sin embargo, no lo ve así, quizá en un intento de no agrandar la falta de calma entre sus hombres. "Una presión con siete puntos de ventaja ya la quisiera yo toda la vida. Es una presión preciosa, ojalá estemos a siete puntos el día del Barça", comentó Mel, que al igual que el día después de la derrota en Vallecas volvió a asumir toda la responsabilidad de lo ocurrido en el césped: "Sigo siendo el máximo responsable de lo que pasa porque soy el que los entrena, los prepara, los motiva, los dirige... Pero estoy a piñón con ellos", sentenció para acabar.

  • 1