martes, 12 noviembre 2019
19:01
, última actualización
Economía

Obama hace sus cuentas en billones

El secretario estadounidense del Tesoro, Timothy Geithner, anunció ayer el plan de rescate financiero del Gobierno de Barack Obama, que podría movilizar dos billones de dólares tanto en dinero público como privado. Habrá un programa para comprar activos tóxicos que captará fondos privados y se iniciará con una inversión de 500.000 millones de dólares.

el 15 sep 2009 / 22:27 h.

El secretario estadounidense del Tesoro, Timothy Geithner, anunció ayer el plan de rescate financiero del Gobierno de Barack Obama, que podría movilizar dos billones de dólares tanto en dinero público como privado.

Habrá un programa para comprar activos tóxicos (de dudosa solvencia) que captará fondos privados y se iniciará con una inversión de 500.000 millones de dólares, y eventualmente se ampliará hasta un billón de dólares. Además, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos ampliará su actual plan de adquisición de créditos hasta un billón de dólares.

El objetivo de la iniciativa del banco central estadounidense es "dar ayuda adicional a los mercados financieros e instituciones para cumplir las necesidades de crédito de los hogares y los negocios", indicó en un comunicado la autoridad monetaria.

Geithner dispone de 350.000 millones de dólares destinados por la Congreso para el rescate financiero, pero cuenta también con que la atracción del capital privado y los recursos de la Fed podrían tener un impacto mucho mayor en los mercados.

"En lugar de catalizar la recuperación, el sistema financiero es un freno para la recuperación y la recesión ejerce presión sobre los bancos. Esa es una dinámica peligrosa que tenemos que cambiar", señaló Geithner.

El proyecto también prevé la intervención en los mercados inmobiliarios para ayudar a los propietarios a evitar el embargo y facilitar la refinanciación de hipotecas, lo que frenará la caída de precios de la vivienda. El director del Consejo Económico, Larry Summers, adelantó que el Gobierno destinará entre 50.000 y 100.000 millones de dólares para este fin.

"Nuestra obligación es resolver la crisis con el menor coste para el contribuyente, pero tengo que advertir de que costará dinero, acarreará riesgos y llevará tiempo", indicó el secretario del Tesoro, quien subrayó que no hacer nada sería aún más peligroso. El plan mantiene además las inyecciones de capital en los bancos, que fue el destino principal de la primera mitad del fondo (700.000 millones).

Mientras, el Senado de EEUU aprobó ayer con un mínimo margen un plan de estímulo económico de 838.000 millones, que ahora deberá armonizarse con el del Congreso antes de ser definitivamente remitido a la Casa Blanca.

  • 1