miércoles, 16 octubre 2019
02:27
, última actualización
Local

Obama logra un principio de acuerdo para su plan de estímulo económico

El Senado de EEUU llevó a cabo ayer una sesión extraordinaria de debate sobre el plan de estímulo económico marcada por la división entre demócratas y republicanos, pero se prevé que el paquete sea aprobado finalmente en los próximos días, pero con recortes.

el 15 sep 2009 / 22:19 h.

TAGS:

El Senado de EEUU llevó a cabo ayer una sesión extraordinaria de debate sobre el plan de estímulo económico marcada por la división entre demócratas y republicanos, pero se prevé que el paquete sea aprobado finalmente en los próximos días, pero con recortes.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha iniciado su mandato con un deseo de cooperación entre ambos partidos, pero las negociaciones sobre cómo afrontar la crisis más profunda en el país desde la Segunda Guerra Mundial han demostrado que sus palabras han caído en saco roto.

Ayer en el Senado el clima era agrio, con los demócratas echando en cara a los republicanos el triste historial económico de los últimos ocho años, bajo la presidencia de George W. Bush, y los republicanos afirmando que gastar sin límite es la obsesión de sus contrincantes políticos. "¿Dónde estaban mis amigos republicanos cuando el presidente Bush elevó la deuda de cinco a diez billones de dólares en ocho años?", se preguntó la senadora demócrata Barbara Boxer en el pleno. "Lo gastaron en Irak. Es hora de gastarlo aquí", añadió.

Por su parte, el senador republicano Mike Johanns dijo que el paquete, por valor de 827.000 millones de dólares, está lleno de proyectos "que no veo cómo pueden estimular la economía", y citó el aumento del presupuesto espacial y del departamento de Seguridad Nacional.

Pese a los dimes y diretes, los demócratas tienen la sartén por el mango, después de que el viernes llegaran a un principio de acuerdo gracias al cual tres senadores republicanos decidieron romper filas con su partido y prometer su apoyo al proyecto.

Los demócratas cuentan con 58 votos en el Senado, frente a los 41 de los republicanos, y necesitan de 60 escaños para superar un posible bloqueo del voto con tácticas dilatorias por parte del partido de la oposición.

El líder de los demócratas en la Cámara Alta, Harry Reid, marcó ayer un voto de procedimiento para mañana, lo que significa que si los republicanos no ponen objeciones, la votación final tendría lugar el martes. Su ratificación abriría las negociaciones entre el Senado y la Cámara de Representantes para armonizar las versiones del plan de estímulo aprobadas por cada órgano.

Esas conversaciones se presentan difíciles, pues los proyectos de ley difieren en aspectos importantes, como el monto total de dinero destinado a los estados, que se han visto obligados a despedir a funcionarios y recortar servicios públicos por la crisis.

Aparentemente las oficinas de los líderes demócratas ya han comenzado a trabajar en esa armonización, tras dar por sentado que el Senado aprobará el texto del documento.

  • 1