miércoles, 16 octubre 2019
02:27
, última actualización
Local

Obligados a ponerse de acuerdo

Como buenos vecinos, los municipios con áreas de oportunidad conjunta están condenados a entenderse para poder desarrollar sus proyectos de futuro. Se dan seis casos en el área metropolitana de Sevilla donde el Plan de Ordenación Territorial de la Aglomeración Urbana (Potaus) de Sevilla exige para ello planes de ordenación intermunicipal (POI).

TAGS:

Como buenos vecinos, los municipios con áreas de oportunidad conjunta están condenados a entenderse para poder desarrollar sus proyectos de futuro. Se dan seis casos en el área metropolitana de Sevilla donde el Plan de Ordenación Territorial de la Aglomeración Urbana (Potaus) de Sevilla exige para ello planes de ordenación intermunicipal (POI).

Así lo señala el documento (pendiente de su aprobación definitiva) en cada una de estas iniciativas que han sido presentadas por las localidades de manera consensuada previamente y entre los que reina la sintonía, dado que en todos los casos el acuerdo ha sido previo a la presentación de las propuestas para su inclusión en el Potaus.

Esta coincidencia se ve favorecida por el hecho de que la mayoría de municipios con áreas compartidas están gobernados por el PSOE, lo que en teoría debe facilitar el entendimiento. La excepción a esta unidad de signo político la ponen Bormujos (independientes) y de Espartinas y Bollullos de la Mitación (del PP). Precisamente fue el choque de intereses entre esta localidad y la vecina de Umbrete (bajo las siglas socialistas) la que provocó un conflicto territorial que sirvió para crear un desagradable precedente que desde las diferentes administraciones no quieren que se vuelva a repetir.

La implantación del centro logístico de Merkamueble en el término municipal de Bollullos de la Mitación pero con influencia directa sobre el núcleo urbano umbreteño (a escasos metros de distancia) puso a la Administración entre la espada y la pared, pues tenía la última palabra sobre un proyecto que a su vez devolvió a la actualidad un histórico conflicto de lindes con situaciones tan llamativas como casas a caballo entre los dos pueblos. Aprendida la lección, ahora y de cara a un nuevo plan para desarrollar un centro empresarial en la misma zona, Bollullos ha ofrecido a Umbrete ordenar el lugar de forma coordinada. Ambos aseguran que esta vez no habrá el más mínimo problema.

En cualquier caso los alcaldes son conscientes de que la unión hace la fuerza y una palabra es clave cuando se les pregunta sobre el desarrollo de estos proyectos entre varios términos municipales: acuerdo. Así lo expresa el alcalde de Mairena del Alcor, Antonio Casimiro Gavira (PSOE), para el que "las guerras localistas quedan atrás, en favor de los intereses de los ciudadanos".

Y es que en el caso de este pueblo y su vecino de El Viso del Alcor el pacto abarca un área empresarial y otra residencial, 40 hectáreas en total, que empezarán a tomar forma una vez que ambos adapten sus respectivos planes generales de ordenación urbana (PGOU) a la normativa andaluza. "El beneficio es para ambos", resume el regidor de El Viso, Manuel García (PSOE), que considera que "el desarrollo de esa zona queda muy bien resuelto en el Potaus".

También satisfecho se muestra el alcalde de Olivares, Isidoro Ramos (PSOE), y por partida doble, ya que el plan contempla un área conjunta con Albaida del Aljarafe, para la creación de un parque de actividades agroindustriales, y otra con Villanueva del Ariscal también de tipo empresarial. Tanto Ramos como José Castro, alcalde socialista de esta segunda localidad, están de acuerdo en que esta iniciativa es fundamental para el futuro de sus poblaciones "aprovechando el tirón que tendrá el Cercanías y el desdoble de la A-8077". Por ello esperan como agua de mayo que el visto bueno sea definitivo "lo antes posible", para ponerse manos a la obra.

  • 1