domingo, 24 enero 2021
20:37
, última actualización
Local

Pequeños pero matones

Son capaces de crear un mundo imaginario de hadas y monstruos con los paisajes de fábula que salen de sus talleres. Un paseo por estos mundos pequeños pero a los que no les falta un detalle es posible gracias al XII Concurso Internacional de Modelismo Estático, en la casa de la cultura.

el 15 sep 2009 / 19:29 h.

TAGS:

Son capaces de crear un mundo imaginario de hadas y monstruos con los paisajes de fábula que salen de sus talleres. Un paseo por estos mundos pequeños pero a los que no les falta un detalle es posible gracias al XII Concurso Internacional de Modelismo Estático, en la casa de la cultura.

Todo a escala reducida, aunque con la virtud de que la disminución del tamaño no elimina ni un solo detalle. El concurso está organizado por el Club de Modelismo Estático de Alcalá de Guadaíra (Cmeag), con la colaboración del Ayuntamiento alcalareño.

La primera de las jornadas, que tuvo lugar ayer, se destina a la recepción de piezas que llegan embaladas con todo cuidado para evitar accidentes, ya que hay imágenes que pueden costar hasta 30.000 euros como asegura María José Salazar, presidenta del club de modelismo, quien explica que a muchas de las figuras hay que añadirles "un valor sentimental impagable debido a las horas de trabajo que empleamos para elaborarlas".

Muchas llegan desde diversos países europeos y algunas incluso son traídas desde allí por sus propios autores, que no se fían de dejarlas en manos de nadie. Tras la ubicación en las vitrinas llega la hora del asombro.

Un recorrido por la casa de la cultura permitirá al visitante sumergirse, por ejemplo, en la II Guerra Mundial y conocer con todo lujo de detalles cómo eran las máquinas que lucharon en la contienda, o verse inmerso en plena guerra de las galaxias.

Historia. Salazar señala que cada aficionado tiene sus gustos y se decanta por una modalidad concreta a la hora de diseñar sus maquetas. Ella prefiere las figuras pero hay quienes compiten por construir tanques de guerra con un lujo de detalles que confiere a estas piezas un realismo que asombra. Otros se asesoran en tratados de Historia para conocer cómo eran los uniformes militares, o cómo era el terreno en el que tuvo lugar cada batalla.

Incluso hay quienes estudian la botánica de cada zona para lograr mayor realismo. De hecho, la presidenta del club asegura que el jurado premiará sólo aquellas figuras que reflejen la realidad con toda fidelidad. Así, los tanques deben estar llenos de barro si se trata de una guerra, los coches sucios tras una carrera y las figuras envejecidas si quiere darse la sensación de cansancio.

La celebración del concurso de modelismo, que concluye hoy, es también una oportunidad excelente para iniciarse en esta disciplina, puesto que de forma paralela a la muestra se desarrolla una feria de productos en la que marcas especializadas ofertan piezas tanto para iniciados como para quienes empiezan en este mundo en miniatura.

  • 1