domingo, 24 enero 2021
11:00
, última actualización
Local

Recortar el paro, una prioridad del Gobierno

La evolución del mercado laboral en el año 2008 deja bien a las claras que el paro se ha convertido en la principal víctima de la crisis. Un millón de españoles se apuntó el pasado año a las listas del INEM, lo que supone un espectacular aumento...

el 15 sep 2009 / 20:54 h.

La evolución del mercado laboral en el año 2008 deja bien a las claras que el paro se ha convertido en la principal víctima de la crisis. Un millón de españoles se apuntó el pasado año a las listas del INEM, lo que supone un espectacular aumento del 47% respecto al año anterior, rebasando ya la cifra histórica de los tres millones de parados, algo que no se daba desde 1996. En diciembre, el desempleo subió por noveno mes consecutivo por encima de las 100.000 personas y todos los indicadores apuntan a que la tendencia alcista se mantendrá, al menos durante los próximos meses, a la espera de que se dejen notar las medidas anti crisis adoptadas por las distintas administraciones. El fenómeno, sin embargo, no es exclusivo de España. En países tradicionalmente ricos como Estados Unidos o Alemania se empiezan a disparar los indicadores de desempleo, consecuencia de la recesión económica. En España, la situación es aún peor por la excesiva dependencia de nuestra economía durante años del sector de la construcción y los servicios y la ausencia de un tejido industrial fuerte. Por eso, España está ahora mismo a la cabeza de Europa con una tasa de paro del 13,4%. Los números, por tanto, evidencian que la lucha contra el desempleo debe situarse en el eje principal de la actuación, no sólo del Gobierno sino de todas las administraciones a diferentes niveles. La grave situación exige también un comportamiento responsable de la oposición política, sin caer en la fácil y atractiva tentación de rentabilizar políticamente un problema global -el presidente electo americano, Barack Obama, alertó ayer en Virginia de que la recesión podría durar años si no se toman medidas drásticas-. El dato demoledor de que en España, casi 3.000 personas se quedan en paro cada día debe llevar al Gobierno a garantizar que los bancos, rescatados con dinero público, normalicen cuanto antes el crédito a empresas y familias para recortar la sangría.

  • 1