Menú
Local

Un diputado de Esquerra grita "muerte al Borbón" en un acto público

El diputado de ERC en el Congreso Joan Tardà defendió el domingo las palabras de "muerte al Borbón" que pronunció el sábado aduciendo que "se refieren a una crítica a la monarquía como institución", y no "a una persona física", subrayó que nunca ha "deseado la muerte de nadie" y lamentó que se le "criminalice".

el 15 sep 2009 / 19:31 h.

TAGS:

El diputado de ERC en el Congreso Joan Tardà defendió el domingo las palabras de "muerte al Borbón" que pronunció el sábado aduciendo que "se refieren a una crítica a la monarquía como institución", y no "a una persona física", subrayó que nunca ha "deseado la muerte de nadie" y lamentó que se le "criminalice".

Tardà participó el sábado por la noche en Barcelona en un acto organizado por las juventudes de ERC en contra de la Constitución en el que se quemó un ataúd que simbolizaba la Carta Magna y en el que el diputado gritó: "Viva la República, muerte al Borbón". Estas declaraciones, que suscitaron durante toda la jornada de ayer una fuerte polémica y las críticas de buena parte de la clase política, llevaron a Tardà a publicar una nota de prensa en la que aclaró y contextualizó sus palabras.

Tardà aseguró que la expresión "se tiene que contextualizar en la historia de Cataluña con lo que ha sido siempre un grito que conmemora la Guerra de Sucesión y los hechos de 1714", en que Barcelona se rindió a las tropas de Felipe V. "Esta expresión se refiere a una crítica a la monarquía como institución, en ningún caso se tiene que interpretar dirigida a una persona física", puntualizó en el comunicado de prensa.

Tardà añadió que nunca ha "deseado la muerte de nadie" y que su "larga experiencia política, siempre en el marco de los valores democráticos y de progreso, así lo avala". "Lamento profundamente que determinados medios de comunicación vuelvan a aprovechar la ocasión para sesgar y descontextualizar unas palabras con el único objetivo de criminalizar determinadas opciones políticas", indicó Tardà.

Corregir el error. El presidente del Congreso, José Bono, fue uno de los primeros responsables políticos en pronunciarse ayer sobre esta polémica que salpica de nuevo a la monarquía y a los Reyes de España. Bono confió en que Tardà "sepa corregir" sus palabras y las atribuyó a "su carácter, a veces un poco primario". "Hoy es un día para no tomar en cuenta lo que puede ser una descalificación de carácter personal; además Tardà, en lo que a mí se refiere, está disculpado", dijo Bono tras recibir a los primeros visitantes en el primer día de las Jornadas de Puertas Abiertas del Congreso.

El presidente de la Cámara Baja consideró que el diputado, pese a "su carácter, a veces un poco primario", debería "percatarse de que no debe faltar al respeto al jefe del Estado". "Espero que sepa corregirlo, más que nada porque nos debemos todos respeto", insistió. Por su parte, el presidente del Senado, Javier Rojo, tachó de "irresponsabilidad" las palabras de Tardà y consideró que "no se pueden trasladar esos mensajes a los ciudadanos".

Petición al fiscal. Desde el PP, su secretario general del grupo en el Congreso, José Luis Ayllón, aseguró que las declaraciones de Tardà "están absolutamente fuera de lugar" e instó a los diputados que no sepan expresar con "medida" sus ideas políticas a renunciar a su puesto. "Un diputado no puede hacer ese tipo de declaraciones y si las hace debería dejar de ser inmediatamente diputado de esta Cámara", señaló Ayllón. Un poco más lejos fue el presidente del grupo del PPC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, quien pidió a la Fiscalía que investigue si las palabras que pronunció Tardà el sábado sobre la familia real pueden ser delictivas.

Mientras tanto, el diputado de IU Gaspar Llamazares consideró que el diputado de ERC Joan Tardà "no tenía voluntad de insultar" cuando proclamó "viva la República, muerte al Borbón", y confió en que no se le estigmatice ni persiga. Desde Ciudadanos (C's), su portavoz del comité ejecutivo, Jordi Cañas, invitó a ERC a dejar los cargos públicos de las instituciones "si no están de acuerdo con el Estado".

  • 1