miércoles, 21 abril 2021
20:37
, última actualización
In fraganti

Estudiar criminología: ¿vocación, tendencia o predesempleo?

Las teleseries, el cine y cierta Literatura acentúan cómo se aborda el fenómeno delictivo, el perfil del criminal y el porqué de trasgredir normas. #Infraganti aborda esta semana el panorama de la Criminología sevillana.

Juan-Carlos Arias jcdetective /
03 abr 2021 / 04:54 h - Actualizado: 31 mar 2021 / 15:59 h.
"In fraganti"
  • Foto: Andalucía Viva
    Foto: Andalucía Viva

La Criminología es una parte del derecho que estudia el delito, sus causas, las maneras de evitarlo y modus operandi de criminales. Esta ciencia –además- intenta establecer la tipología social de los delincuentes. El hecho criminal no es un fenómeno azaroso, heredado, sobrevenido o que no tenga explicación suficientemente explicada.

Este periódico decano sevillano fue pionero de la prensa española generalista en publicar una serie dominical centrada en la Criminología. Se publicó entre 1990 y 1991. Por sus capítulos desfilaron metodología del crimen, delincuencia económica, sexual, de cuello blanco, estafas, operadores jurídicos, policiales, penitenciarios y sociales relacionados a una ciencia que palpita. Se actualiza en cuanto a contenidos e innovación.

Quien suscribe #Infraganti firmaba aquella serie de este Correo. Tuvo tal éxito, impacto y lectores fieles que Canal Sur TV adaptó su formato en un magacín pionero, Verano90. La Cadena SER reclamó en sus tertulias a tan humilde servidor y varias Universidades invitaron a repetir aquellos capítulos a su alumnado. Otros medios copiaron sin recato, ni lo citaron en los debidos créditos, las primicias de la serie. Las hemerotecas custodian aquellas páginas, citadas hasta en varias Tesis Doctorales.

Un monumental estudio, Historia de la Criminología en España (Dykinson, 2007) de Alfonso Serrano nos sumerge en la crónica rigurosa de esta ciencia. Sitúa dos adelantos: El Laboratorio de Criminología que implantó en 1899 Giner de los Ríos, alma de la Institución Libre de Enseñanza-ILE y la Escuela de Criminología de Salillas (1903). El ILE fue un auténtico semillero del saber y la ciencia española durante décadas.

A Sevilla llegó todo esto algo tarde. Su Universidad tuvo en plantilla algunos expertos, pero no se destacaron en el panorama patrio ni en el internacional, influido por italianos, norteamericanos y alemanes. No obstante dos sabios -ambos Catedráticos del Derecho Penal- Francisco Muñoz Conde y Miguel Polaíno Navarrete -hoy jubilados- incursionaron en algunos de sus estudios sobre la Criminología.

El primero sobre el dogma penal y el segundo sobre la fenomenología. Sus densas bibliografías, ostentar Doctorados Honoris Causa por Universidades de varios continentes y haber dirigido decenas de Tesis más publicar cientos de artículos científicos centró más sus exitosas carreras.

Los centros universitarios

La Junta de Andalucía creó, a finales de 1990, el Instituto Interuniversitario Andaluz de Criminología-IAIC. La sucursal hispalense está adscrita a la Universidad de Sevilla-US. Entre sus distintas sedes autonómicas no destaca el IAIC-US. Huérfano del talento de Polaino y Muñoz Conde, tras ‘ficharlo’ la UPO, sus propuestas docentes y labor investigadora serían mejorables, por usar un eufemismo. Según su portal corporativo sólo ofertan Máster en Derecho Penal y en Mediación, más seminario sobre la prueba, violencia de género (VdG) y tecnologías.

En su trayectoria el IAIC sevillano tuvo docentes precarizados, errática y caprichosa línea investigadora lejana de la ortodoxia criminológica. Como veremos, el negocio de la formación, congresos de francachela o seminarios obligatorios de endogamia ajena a US habrían hecho en IAIC-Sevilla de las suyas.

La Criminología, como evidenciaremos, es un gancho lucrativo que cala desde las teleseries, el cine y la literatura. La Universidad de Sevilla, pues el IAIC es autónomo aunque tenga sede en US, oferta un prestigioso Grado en Criminología homologado académicamente.

La otra universidad pública sevillana, la Pablo de Olavide-UPO tiene variada oferta sobre Criminología. Además del Grado oferta uno Doble con Derecho y un Máster con Ciencias Forenses. Los docentes, materias y satisfacción del alumnado confirman excelencia. El Máster, por ejemplo, lo dirigen dos reputados profesionales, la penalista Pastora Rocío García Álvarez y Guillermo Repetto Kühn, quien agrandó talento y sabiduría paternal en Toxicología.

La ‘extensión universitaria’ en UPO imparte títulos propios. Carecen de homologación académica de ANECA de Grado o Máster Oficial. Los imparte IPG Formación. Versan sobre Cibercriminalidad y Detective Privado aunque –paradójicamente- sus egresados tienen prohibido investigar delitos perseguibles de oficio (Ley 5/14). El Director Académico es el Bidoctor Eugenio Pizarro.

La Universidad Loyola Andalucía se unió -con sumo oficio- a la didáctica de la Criminología con igual éxito que UPO y US. Oferta Grado en Criminología más Dobles Grados con Psicología o Derecho y un ‘Grado Plus’ que incluye Criminología LegalTech, Derecho Digital e Innovación Jurídica. Esta iniciativa del prestigioso centro de los jesuitas eligió a Sevilla y Córdoba como plataforma de su innovación educativa española. Esta universidad privada añade así valor con plantilla docente idónea y alumnado satisfecho. Muy distinto es el horizonte laboral que les espera.

Centros privados

Como decíamos el negocio y mercado que creó el alumnado y la docencia de la Criminología por ser trending multiplicó propuestas formativas. Las más singulares traspasan lo que antaño, en cuanto a estudiar criminología, era exclusivo para sumar puntos válidos para ascensos, elevar la nómina y conocer en las aulas a servidores públicos (policías, guardias civiles, militares o funcionarios judiciales y penitenciarios).

Hasta hacen pocas décadas el Instituto de Criminología de la Complutense que impulsara el inolvidable Catedrático, Decano y Subsecretario Manuel Cobo del Rosal sólo tenía en el alumnado empleados públicos que, a las claras, querían progresar en sus destinos. Hoy, entrado el siglo XXI, el panorama formativo es tan de negocio que se oferta Criminalística a quien nunca podrán trabajarla, o se imparte Criminología a quienes prohíben investigar delitos: detectives privados.

Encontramos en Sevilla lo que podríamos considerar chiringuitos que ofertan títulos, Aparentan lo institucional, acentúan lo universitario sin tal estatus, venden carnets paraoficiales o bien confunde con homologaciones ‘ante notario’ que sólo darían fe del pago previo. El negocio de la criminología ya se intuye, sutilmente, en centros universitarios. En lo más privado se añade como valor ’Asociación’, integrar listas periciales, avalar con algún colegio profesional, licencia o permiso oficial de la Junta, Ministerios, Ejército y te rondaré morena..... Los lectores más inteligentes entenderán estas líneas pues la Criminología tiene demasiados noviazgos.

En Sevilla tiene sede la denominada ‘Asociación Peritos Criminalistas Españoles’. Llamadas y mensajes en contestador al número telefónico que aparece en público ni son contestadas, ni atendidas. Este grupo indica que liga a expertos en Criminalística previamente formados. La Pregunta es si existe, qué clase de pericias hacen y dónde las publican o defienden.

Una redada en 2012 de inspectores de Comisaría Centro-Policía Nacional desmanteló en Parque Torneo la sede de ‘Invesán-Eurocobros’. Allí aparecieron placas-cartera e insignias que imitaban las de Fiscalía, Forenses, Jueces, Policía o Guardia Civil. Los compradores eran impostores de la investigación criminal que así colmatarían su delirio.

De la Academia Internacional de Ciencias Criminalísticas si vemos su portal quedamos maravillados http://www.academiacriminalistica.com/ Su oferta docente es amplia y añade la condición de ‘Perito Judicial’. Parece que es un activo lo de vender lo pericial en las aulas o pantallas de la teoría. Y sumar con ‘judicial’ la oficialidad de la sabiduría.

Esta Academia sobre la Criminalística da cursos lejanos a tal ciencia (Tasación y Valoración Bienes Muebles, Seguridad Privada y Sistemas de Vigilancia, Oratoria y Comunicación) y todos los palos (Experto Superior-Informes Criminológicos, Criminalística para Opositores, Falsificación de Arte, Cinológico, Grafística y Documentoscopia, Balística Forense, Investigación de Incendios, Lofoscopia y Laboratorio Criminalístico). Las titulaciones ‘están homologadas con reconocimiento notarial’. ¿Qué avala ahí un fedatario?. Del marketing persuasivo de oficialidad la Academia tiene desde ya un sobresaliente.

CISDE (Campus Internacional de Seguridad y Defensa) ofertan Másters que avalan, como títulos propios, Universidad San Pablo-CEU y UDIMA sobre ciberseguridad, inteligencia, etc... Un Doctorado con itinerario en Seguridad y Defensa culmina la oferta docente. CISDE alienta el Foro de Pensamiento Estratégico (Ciberseguridad, Crimen Organizado, Criminología, Investigación Policial, Operaciones Militares Combinadas, Seguridad Privada, Técnica Policial). Tanta sinergia tiene sede en un piso en Kansas City. Así homologan lo internacional de CISDE.

Las salidas profesionales

Son ya muchos cientos, quizás miles, los que conocieron aulas o la teleformación en Criminología en Sevilla. El Grado en sí habilita a opositar plazas ofertadas en Policía Nacional, Guardia Civil, Ejército y organismos que se liga a esta ciencia. Como Criminólogo las únicas plazas que ofertan entes públicos son algunas autonomías, Ayuntamientos y Diputaciones lejanos a la Giralda. Muy esporádicamente el jurista-criminólogo penitenciario que exige titulación en Criminología más Grado de Derecho. Esas plazas están congeladas desde hace años.

Universidades y centros privados insisten en la empleabilidad tras estudiar Criminología, pero muchos currículums de graduados acabaron en el buzón la desaparecida agencia Larry Detectives. Cerró en 2019 tras una inspección policial. Al parecer, su último gestor y falso Detective, usaba identidades de postulantes a prácticas o empleo para usurparlos en firmas de Informes. La Justicia tiene la última palabra sobre un caso donde reina lo opaco.

Tras superar 240 créditos ECTS y cursar cuatro años de estudios de Grado universitario el/la Criminólogo/a debería trabajar en este campo de los servicios. Hasta la normativa penal contempla la figura del Criminólogo en dictámenes que deberían ser preceptivos. Los bufetes de la abogacía, consultoras y auditoras lo lógico es que contraten.

Pero el vigente mercado laboral no metaboliza a estos profesionales, muy demandados en otros países. ¿Aquí el negocio es formar para el desempleo, becas de miseria, prácticas infinitas o estudios que jamás acaban?. Quienes lean estas líneas deben tomar nota de lo que ya describió Luis Cernuda. El inolvidable sevillano escribió La realidad y el deseo algo parecido a lo que ocurre con la Criminología. La vocación choca con la crudeza. La ilusión personal debe conducirse hacia lo razonable.


Edictos en El Correo de Andalucía