sábado, 27 febrero 2021
00:51
, última actualización
In fraganti

La Tesis de Su Ilustrísima, su tutor y te rondaré morena

#Infraganti esta semana se interroga sobre el Doctorado de Jueza Mª Núñez. La UPO concluye que no plagia ¿Será la útima palabra?

Juan-Carlos Arias jcdetective /
20 feb 2021 / 04:42 h - Actualizado: 19 feb 2021 / 15:49 h.
"In fraganti"
  • Foto Andalucía Viva
    Foto Andalucía Viva

Durante los últimos tiempos obtener un Doctorado universitario no se liga al talento, esfuerzo, años de búsquedas, archivos, y documentación o publicar un aporte inédito que disfrutan expertos. Al hoy Presidente Pedro Sánchez le preguntaron en 2018 por qué su Tesis sólo está en la biblioteca de la Universidad Camilo José Cela-UCJC, sin compartirse en internet, y por qué tardó tan poco tiempo en ultimarla. Por mucho menos, en 2011, el Ministro de Defensa alemán Karl Theodor zu Guttenberg dimitió. Confesó el plagio de varios párrafos de su Tesis Doctoral sin citar la autoría original.

La moral social germana es distinta de la latino-española. Sobre Pablo Casado, líder opositor de Sánchez, una jueza concluyó que le regalaron el máster [en la Universidad rey Juan Carlos-URJC] a modo de prebenda por su relevancia política. La ex presidente madrileña Cristina Cifuentes responde preguntas sobre su Másters en la misma universidad desde el banquillo: no recuerda defender el Trabajo Fin de Máster-TFM ante un tribunal académico. El tribunal de la Justicia le pide 3 años de cárcel según acusa Fiscalía, pero al final la absolvieron.

Sevilla cotiza en la liga de doctorados Fórmula 1, por la velocidad en obtener el Cum Laude. Sólo el periodista Javier Chicote denunció que la Jueza Mª de los Ángeles Núñez Bolaños, instructora que sustituyó a Mercedes Alaya en ‘Caso ERE’, plagió su Tesis doctoral. Además, no estaba en internet un titánico trabajo que alcanzó meses y meses de trabajdo investigador. Compartimos el título de la Tesis: ‘La mediación intrajudicial como mecanismo para alcanzar una solución jurídica de calidad; en particular, contra la recidiva del conflicto a través de la modificación de medidas y los procesos de ejecución judicial por incumplimiento de la sentencia’ .

El 28 de octubre de 2019 la UPO, universidad pública sevillana donde presentó la Tesis dicha Jueza, lanzó un comunicado. Aseveró que ‘... inicia un procedimiento de información reservada para dilucidar las alegaciones de plagio...’. Chicote presentó a sus lectores un totum revolutum del flagrante plagio: artículos, sentencias, hasta textos del BOE... Su denuncia parecía creíble. La Tesis tenía 257 páginas. De ellas más de 100 eran de bibliografía usada, citas académicas y anexos. Se insinuaba que la Jueza difícilmente podría ultimar un Doctorado en el poco tiempo que le dejan sus obligaciones jurisdiccionales por las decenas de piezas que se investigan y archivan del Caso ERE.

¿Grandote fake o talento a go-gó?

La perspectiva del tiempo dió sus frutos. Sobre la Tesis de la Jueza apareció un nombre conocido, el de su Director: Eugenio Pizarro Moreno. Este Profesor y Doctor en Derecho centró su Tesis en la Propiedad Intelectual. Sumó a su currículum un Doctorado europeo en el ‘análisis psiquiátrico de la capacidad de obrar’. Pariente y familia del cantante Alejandro Sanz, dirigentes del PSOE andaluz y la cuestionada FAFFE, fue Secretario General de Justicia en la Junta de Andalucía.

Del cargo juntero dimitió, atención lectores, a los pocos meses de su nombramiento tras ocultar que aceptó –anteriormente- sentencia del Juzgado Penal nº 5 de Cádiz. Le condenaron a pagar multa de 4.940€ y 1 año de cárcel por robar joyas a su suegra de una caja fuerte. Los tesoros los vendió en un ‘compro oro’ cercano a la vivienda de su entonces madre política, en Cádiz capital, tras denunciar él mismo el robo en Comisaría.

Los policías que investigaron el caso alucinaron: Pizarro facilitó su NIF al comprador de las joyas. El hombre será Bi-Doctor en Derecho, pero pésimo ‘colocador’ del botín. El carnaval gaditano tiene tema en tan insólita historia que parecía tabú por la parentela de Pizarro. Este imitó, ocultando lo penal, a un delegado de educación sevillano

La UPO, el pasado 29 de enero, lanzó nuevo comunicado cumpliendo su promesa investigadora del supuesto plagio de la Tesis cuestionada. Concluye, en suma, que se trata de una obra original. Basan el dictamen en su ‘...Inspección de Servicios e Informe elaborado por un experto en la materia de objeto de la tesis y externo a la institución..’. Ni se identifica al Inspector de la casa, ni al técnico ajeno a la UPO. El impecable y tecnicista comunicado incluye que la UPO usó el software antiplagio SafeAssign de Blackboard y Turnitin. Se detectó hasta un 11% de plagio. Pero -para la UPO- esto es venial, usual entre juristas que abordan Tesis Doctorales.

Según la UPO, la originalidad de la Tesis de la Jueza Núñez Bolaños lleva las denuncias periodísticas de Chicote al borde del fake. Parecía avalado por el genuino periodismo investigador. El varapalo de la UPO sólo encuentra el silencio ahora del famoso periodista. Idéntica callada encontró servidor recabando la versión de Pizarro a la Tesis que dirigió y de Antonio Laguillo, coordinador del diploma de detective de UPO. El Director Académico de estos estudios es Eugenio Pizarro. Tal diploma lo gestiona una empresa privada, IPG Formación, mediante convenio con la UPO.

Chicote es también Escritor, Doctor y Profesor en UCJC [nuestro Presidente Sánchez allí forjó su Doctorado] de Periodismo. Entre su obras destacan trabajos académicos (Periodismo de Investigación en España), sobre heterodoxias del poder (Manos Limpias y sucias y Socialistas de Élite) y una hagiografía ¿de encargo? sobre el fundador de una ONG (Objetivo Intervida) intervenida por la Justicia, incautada por la Generalitat catalana y que pagó espléndidamente dossiers exculpatorios ante el cerco judicial.

La penúltima investigación periodística de Chicote destapó un finde ‘malversador’, pareja e hijos menores incluidos, del Ministro Ávalos. Publicó en prensa que el socialista ‘...alargó su visita a los inmigrantes en Canarias en un hotel de 5 estrellas con su familia, asesores y escoltas...’. Las facturas que pagó el Ministro de su bolsillo dejaron cariacontecido al periodista de investigación cuando rebotaba su scoop [la primicia] en un programa de TV. ¿Saben su nombre?: TODO ES MENTIRA (Cuatro TV)

La Jueza Bolaños y el periodista Chicote obviamente son ubicuos y desparraman talento. A la Magistrada le asiste una particular baraka que le libra de todo. Hace año y medio, una denuncia de fiscales anticorrupción sevillanos ante las incidencias del Juzgado que titulariza fue unánimemente archivada por el CGPJ. Ahí se avalaría su imparcialidad como juzgadora, que fue una excelente jurista de Familia antes de instruir asuntos penales. La UPO en sendos comunicados sobre su Tesis no nombra al profesor Pizarro que la dirigía. No se entiende por qué, ya que él es de la plantilla.

El espíritu de la UPO

La más joven universidad pública sevillana habría adquirido, tras sufrir el ‘Caso Tesis Jueza Bolaños’, un reto para evitar más polemicas. Recalca estar ‘...firmemente comprometida contra el fraude académico, trabaja de manera constante para mejorar los procesos de detección de actitudes plagiarias entre el alumnado de sus centros...’. Las buenas intenciones de la UPO se concretan en que ‘...la Escuela de Doctorado de la UPO presentará antes de final del curso académico [20-21] una nueva normativa de los estudios de doctorado que enfatizará el seguimiento periódico del trabajo que realiza el alumnado durante las distintas fases de elaboración de la tesis doctoral...’. El dictamen sobre la originalidad de la Tesis-Bolaños tardó 15 meses. El nuevo desafío se acota normativamente en 5 meses. Esperamos que cumplan tan plausible desafío que les honra.

Desde 1997, año de creación de la UPO, este centro es vanguardia innovadora, en I+D+i e investigadora. Logra alumnado de toda España y extranjero gracias a una oferta académica donde se prima la excelencia. La docencia en la UPO atrajo a Catedráticos-sabios como el jubilado Profesor Muñoz Conde y la inolvidable Rosario Valpuesta entre otros tantos excelentes profesores e investigadores.

Su apuesta por incorporar la práctica profesional y de empresa con docentes que viven de sus despachos o negocios y trasmiten su experiencia para enriquecer la retórica académica y la teoría fue un acierto que copian otras universidades. Pero en la UPO también entró demasiada ideología en sus claustros, penetraron amiguismos y el irredento nepotismo que relativiza la reputación de un centro nutrido con impuestos populares. Qué decir de la precariedad laboral que alcanza a parte de los epeados en UPO.

La Fundaciones de la UPO tienen sombras que deberían verificarse por quien corresponda. Algunas oscuridades están en convenios benefician sólo a bolsillos ‘amigos’. Algunos pactos chirrían por su naturaleza, fines y partícipes. Emergen apellidos que se repiten, nexos familiares y societarios.

Los ‘títulos propios’ (Ley 6/2001), diplomas y eventos no convalidados académicamente que imparten en la UPO generaron quejas y reclamos aunque el regulador ministerial [ANECA], mediante la aplicación AUDIT-Sistema de Aseguramiento Interno de Calidad (SAIC) certificó los centros en la UPO donde se imparten Grados.

Otras plazas de docentes salen con el ‘perfil puesto’ o ‘copian currículums’ de la candidatura pre-triunfandora. Los subsiguientes agravios se ventilan en juzgados. Esto ocurrió cuando le estimó el TSJA al Catedrático de Derecho Administrativo en la Universidad de Huelva Javier Barnés su derecho a plaza que tendría identidad a priori. Tenía más currículum que el finalmente nombrado por la UPO. La elegancia de Barnés permitió que saliera todo como estaba previsto. La costumbre de ofertar empleo o contratar sin equidad es veterana en la universidad española. Pero la repite esa gauche divine que criticó al franquismo por lo mismo.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía