sábado, 30 mayo 2020
07:41
, última actualización
Los medios y los días

Burgos y Curro

29 feb 2020 / 04:00 h - Actualizado: 29 feb 2020 / 04:00 h.
"PSOE","Toros","Universidad","Periodismo","Galardones","Día de Andalucía","Feminismo","Los medios y los días"
  • El periodista Antonio Burgos, Hijo Predilecto de Andalucía. EFE/ José Manuel Vidal
    El periodista Antonio Burgos, Hijo Predilecto de Andalucía. EFE/ José Manuel Vidal

Pues miren, me alegro de que les hayan dado la mención de hijos predilectos de Andalucía a Antonio Burgos y a Curro Romero, sobre todo a Antonio Burgos. Eso sí, si va a tener que llegar la derecha a la Junta para reconocer a los que el PSOE jamás hubiera reconocido y viceversa, guardo la esperanza de que arribe un tiempo en que se otorguen galardones no sólo porque los galardonados se lo merezcan y además les puedan caer bien a quienes los conceden sino sobre todo por la trayectoria vital de los condecorados. De ilusión también se vive y soñar no cuesta nada, de manera que me van a permitir que sueñe por un momento.

En Cádiz le quieren quitar la calle y la mención de hijo adoptivo a Burgos, dicen que es un fascista y un misógino. Yo pido que a quien haya elaborado su perfil en Wikipedia se le otorgue el premio a la parcialidad por hacer especial hincapié en aspectos negativos. A uno de los apartados lo llama “Articulista controvertido” para recoger frases que, en el uso de su libertad de expresión, ha empleado el articulista en algunas de sus columnas. Procedería entonces otro apartado que se titulara “Articulista celebrado o destacado” porque ha logrado mantener durante muchos años una columna diaria a un nivel muy alto de calidad –desde su estilo, porque la columna es eso- y porque hubo un tiempo en que su columna sobre Sevilla era comentada en gran parte de la ciudad –para bien y para mal- de forma parecida a lo que sucedía con las columnas de Francisco Umbral a nivel nacional. Más tarde, Burgos fue un periodista que demostró a escala estatal que en Andalucía también hay buenos tertulianos y columnistas y en cierto sentido rompió la endogamia madrileña que aún existe, por cierto.

Antonio Burgos es un herético porque la rebeldía no llega sólo desde lo que llamamos izquierda. Burgos indigna al poder que representa la ideología posmoderna que, como afirma por ejemplo Mario Bunge, es la filosofía de los ignorantes. Eso me gusta. ¿Fascista? Quien lance tal acusación acaso no sepa qué es atreverse a escribir un libro como Andalucía, ¿Tercer Mundo? en 1971 cuando a Franco aún le quedaban 4 años de vida. O arriesgarse a impulsar lo que más tarde sería el Partido Andalucista cuando por esa causa fusilaron a Blas Infante.

Burgos se enfrentó en su momento a ciertos poderes inmovilistas de Sevilla y eso le costó disgustos serios en su carrera como periodista, hay que tener memoria para todo en lugar de tachar a alguien de fascista, homófobo, misógino y mandarlo a la hoguera como si fuera un juicio sumarísimo. ¿Misógino? Eliminemos a Nietzsche de todos los libros de filosofía y prohibamos su enseñanza, como hacen los puritanos con Darwin en el sur de los Estados Unidos. Y ya de paso eliminemos también a Heidegger por nazi.

Además, Burgos será como somos otros muchos: nos caen mal las feministas que, sin tener ni idea de feminismo, reducen todo a una maldad intrínseca del varón, como hizo la juez Carmena: llevamos la violencia machista en nuestro ADN. ¿Homófobo Burgos? Pero si siempre ha sido uno de los grandes defensores del olvidado Luis Cernuda, homosexual y antifranquista que murió en 1967 en el exilio mexicano. Yo he preguntado varias veces a mis alumnos en mis clases del último año de la carrera de periodismo si saben qué es La realidad y el deseo y nunca lo han sabido, ¿qué hacen en los institutos y en el colegio algunos maestros y profesores progres?

Burgos me ha deleitado además con su libro Folklore de las cofradías y, cuando voy en el coche, escucho a menudo su Habanera de Cádiz cantada por Carlos Cano. Son servicios públicos que te ayudan a vivir, sus críticas ayudan a revivir un país lleno de puritanos progres y eso merece un premio.

En cuanto a Curro, a los toros no los puede matar un parlamento como en Cataluña sino la gente con su falta de interés y asistencia. Cuando se siga consumando la bajada del número de aficionados, morirá por sí misma la llamada Fiesta Nacional o habrá que reconsiderar el tema de las subvenciones, pero eso de liquidar algo por decreto me recuerda a la película Bananas de Woody Allen cuando un guerrillero revolucionario que logra la victoria congrega a la gente en una plaza y les grita: “Desde ahora el idioma oficial será el sueco y la ropa interior se llevará por fuera”.

Curro ha hecho feliz a millones de personas y entonces la especie humana lo agradece y lo premia. ¿Que es un asesino de toros? Miren ustedes, yo he estudiado antropología en la universidad y allí hemos analizado el toreo a partir de textos científicos publicados en revistas internacionales por científicos sociales que no son españoles. El toreo enlaza con las culturas más antiguas y con la psicología de las masas y es todo un rito humano con simbologías que ahora no vienen al caso, pero se trata de un aspecto muy humano y especial, altamente rico en interpretaciones. Cuando la gente le ha pasado romero por la espalda a un Curro Romero vestido de torero para que le dé suerte, estamos ante un asunto digno de estudio, no digno de escarnio y rechazo, sin más. Así sólo proceden, en efecto, los ignorantes que, como afirmaría Antonio Machado, desprecian cuanto ignoran.


  • 1