martes, 11 diciembre 2018
07:04
, última actualización
Deportes

123 partidos en Primera sin marcar y muchas ganas de dedicar un gol

Chica le debe ese homenaje a su amigo Jarque y a la prima de su madre, fallecida un día después de aquella final de la UEFA que perdió ante el Sevilla.

el 11 oct 2011 / 20:08 h.

Chica iba para mediocentro al estilo Milla, o eso le pedían sus técnicos en la cantera del Espanyol, hasta que siendo infantil llegó Emilio Montiagut y antes de un derbi contra el Barça lo colocó de lateral. Y ahí se quedó. Ahora lleva 123 partidos en Primera... y cero goles. Aún se acuerda de los dos últimos, uno en Tercera con el Espanyol B en Cornellá y otro contra el Athletic en la Copa juvenil. Y el caso es que está deseando marcar porque tiene dos deudas pendientes: "Tengo que dedicárselo a Jarque y a la prima de mi madre, que era como una madre para mí y murió el día después de la final de la UEFA que perdimos en Glasgow contra el Sevilla. Espero que antes de retirarme pueda meter un gol para dedicárselo a ellos", dice.

El fallecimiento de Jarque es sin duda el mayor trauma de su carrera deportiva y un punto de inflexión a la hora de ver las cosas. "La verdad es que sí. Piensas que un día te vas a dormir y al siguiente quizá no te despiertes. Lo que tenemos que hacer es aprovechar al máximo estar con la gente que queremos y demostrárselo de verdad. Hay muchas veces que hablas con los amigos de que has discutido con la familia, pero hay que intentar ser flexibles porque al final la vida sólo se vive una vez y familia hay nada más que una", reflexiona.

  • 1