viernes, 15 febrero 2019
00:58
, última actualización
Cultura

Ainhoa Arteta hará ‘La Boheme’ en el Maestranza

El coliseo, mermado por los recortes, apuesta por títulos conocidos

el 23 may 2010 / 18:15 h.

Ainhoa Arteta.
-->--> -->

No hay que llevarse a engaños. El_curso 2010-2011 no marcará, probablemente, un antes y un después en la historia del Teatro de la Maestranza. Tras el hachazo perpetrado por el consistorio sobre el presupuesto del principal coliseo andaluz (1.200.000 euros menos), la próxima temporada -cuya presentación oficial tendrá lugar en el mes de junio- debe ser contemplada como un ejercicio de transición en espera de tiempos mejores y de que al fin se pueda conquistar algún día el ansiado horizonte de los seis títulos líricos representados.

Por ahora, y según se recoge en las confirmaciones de las agendas de cantantes, el título con el que el Maestranza aspira a repetir el éxito seguro de público -no tanto mediático- volverá a estar confiado a Puccini. Tras el Turandot visto esta temporada, la próxima plantará La Boheme, otro valor seguro de la ópera popular. Al frente del reparto estará la soprano Ainhoa Arteta, quien encarnará a Mimí, en una producción que permanecerá en escena entre el 9 y el 18 de diciembre próximo.

Las estrecheces económicas han dejado fuera un montaje de Orfeo y Euridice de Gluck con la Orquesta Barroca de Sevilla. Sí en cambio parece seguro la apuesta por otro título de Verdi -tras La Traviata que aún queda por verse esta temporada-. Será Don Carlo, todo un reto para el coliseo, pues conocida es la extrema complejidad que supone cincelar un reparto adecuado para un título que exige un sobresaliente nivel de voces.

No está confirmada la intención de iniciar en Sevilla una tetralogía wagneriana. Pero La Fura dels Baus aterrizará en Sevilla con todo su arsenal hipertecnológico y de novisima modernidad para instalar la escenografía de El oro del Rin, ópera de Richard Wagner estrenada en el Palau de las Arts de Valencia, que inicia su gira llegando a una ciudad en la que cada título wagneriano ha sido recibido con gran entusiasmo, de Lohengrin a La Valkiria pasando por El holandés errante y Tristán e Isolda.

Falta por concretar un cuarto título que también será de cariz popular. La taquilla no está como para retarla con propuestas arriesgadas. La crisis económica -que también ha tocado, y de qué manera, al teatro- deja en suspenso la apuesta por títulos infrecuentes del siglo XX, algo que ha sido una de las líneas más innovadoras que el coliseo ha emprendido en los últimos años -desde la llegada de Pedro Halffter a la dirección- situando al teatro en el punto de mira internacional.

  • 1