martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

Amargura verdiblanca

Se impuso la lógica en la última jornada, por lo que no hubo milagro para el Betis, al que no sirvió de nada golear a un Levante inofensivo y plagado de suplentes que había subido a Primera división el domingo anterior.

el 18 jun 2010 / 20:37 h.

TAGS:

Los verdiblancos, tras tirar por la borda el en Salamanca su condición de favoritos al ascenso (con el empate allí dejaron de depender de sí mismos), necesitaban de forma imperiosa que no ganara el Hércules en Irún para subir, pero el Hércules ganó, y empezó a hacerlo muy pronto, así que...

 

Los alicantinos marcaron su primer gol en el Stadium Gal incluso antes que los verdiblancos en Heliópolis, por lo que ninguno de los posteriores tantos béticos sirvió, siquiera, para meter presión u ocupar plaza provisional de ascenso, aunque fuera por unos minutos. Portillo, delantero llegado en el mercado de invierno que ya marcara los dos goles del Hércules al Rayo el domingo anterior, hizo el 0-1 en Irún a los 17 minutos, uno antes de que Juande marcara en Heliópolis el 1-0 que ya había perdido gran parte de su valor, pues al Betis no le valía nada si ganaban los alicantinos.

Luego llegaron más goles de Caffa (29'), Jonathan Pereira (48') y Odonkor (86') que apenas fueron celebrados por una afición que abarrotaba el Ruiz de Lopera y vivía pendiente del transistor, por el que esta vez no llegó ni una sola buena noticia en toda la tarde. El Levante, que llegó con sus deberes hechos y en chanclas, apenas opuso resistencia, pero el Betis tenía que puntuar en dos campos y sólo pudo hacerlo en uno.

Se acabó. La tensión y las esperanzas de que el milagro se acabara produciendo -al descanso se llegó con victoria bética por 2-0 y del Hércules en Irún por un ajustado 0-1- se mantuvieron hasta el minuto nueve de la segunda parte, pues en cualquier momento un empate del Real Unión (Juan Domínguez estrelló un trallazo en el larguero de la meta alicantina en el 32') ponía al Betis en Primera. Y hubo gol de un jugador irundarra, pero para desgracia de los béticos, fue en propia meta, obra de Descarga, que acabó definitivamente con las esperanzas verdiblancas.

Por Heliópolis, la afición, que volvió a llenar el estadio al completo, lo entendió así y empezó a abandonar el campo a falta de más de media hora para el final, pues al Hércules un 0-2 ya no se le iba a escapar de ninguna de las maneras. Los que se quedaron en el estadio se dedicaron a entonar el clásico ¡Lopera vete ya! y a desplegar todo tipo de pancartas para protestar por la penosa situación que vive el histórico club verdiblanco, que si en 1992 estaba en la UVI, hoy está a las puertas del tanatorio después de cinco años de desgobierno y una agonía constante.

Así ha quedado tras la desastrosa gestión de un Manuel Ruiz de Lopera que lleva un lustro plagado de calamidades, pues desde que el equipo ganó la Copa del Rey y logró la clasificación para la Champions en 2005, de la mano de Serra Ferrer, no ha vuelto a vivir una temporada tranquila: en 2006 se salvó del descenso en la penúltima jornada (ganándole en casa al Mallorca), en 2007 lo hizo en la última con un agónico triunfo en Santander después de estar unos minutos virtualmente descendido, en 2008 se salvó gracias a un empate y una carambola ante el Valladolid en la antepenúltima jornada, y el año pasado, de tanto ir el cántaro a la fuente, se la acabó pegando en el último partido, pese a depender de sí mismo también ante el Valladolid. Esta vez, ni eso. Y ojo, que lo peor está por llegar.

4 - Real Betis: Goitia; Nelson (Damiá, min. 31), Arzu, Carlos García, Nacho; Iriney, Juande; Jonathan Pereira, Capi (Rodri, min. 75), Caffa (Odonkor, min. 66); y Sergio García.

0 - Levante: Manu Reina; Cerra, Serra, Rodas, Juanfran; Pallardó (Xisco Nadal, min. 60), Samuel; Jorge Pina (Lois, min. 68), Miguel Pérez, Del Moral; y Rafa Jordá (Marc Mateu, min. 60).

Goles: 1-0, min.18: Juande. 2-0, min. 29: Caffa. 3-0, min. 48: Jonathan Pereira. 4-0, min. 84: Odonkor.

Árbitro: Miranda Torres (Colegio catalán). No mostró tarjetas.

Escenario: Lleno total en el Ruiz de Lopera, con 55.000 espectadores.

  • 1