lunes, 19 noviembre 2018
14:15
, última actualización
Local

Artesanos del Postigo denuncian que el PP los eche sin negociar

El colectivo recibe con sorpresa el anuncio del consistorio y estudia emprender acciones legales. El Ayuntamiento alega que ocupan el edificio municipal de manera irregular porque no pagan nada y el convenio de cesión caducó hace 20 años.

el 10 dic 2011 / 20:35 h.

TAGS:

"No somos ni okupas ni perroflautas, somos 20 familias sevillanas que vivimos de nuestro trabajo, sin subvenciones, y que mantenemos y hemos reformado este edificio". Así defiende su trabajo y el de sus compañeros María de los Ángeles Terán, presidenta de la asociación Taller 20 que forman los artesanos ubicados en la antigua Lonja del Postigo, un edificio de Juan Talavera que el colectivo salvó hace 30 años de convertirse en escombros. El 30 de noviembre recibieron una notificación del Ayuntamiento advirtiéndoles de que el edificio municipal pasaba de la Delegación de Empleo a la de Hacienda, que gestiona el Patrimonio, para darle un uso propio y que tendrán que marcharse. El martes concluye el plazo para presentar alegaciones y, pese a su petición, los artesanos no han tenido conversación ni reunión alguna con responsables municipales. Desde el Ayuntamiento aseguran ahora que en los próximos días posiblemente les convoquen. Estudiarán alternativas para el colectivo pero su marcha es inevitable porque están en el Postigo de manera "irregular".

 

Cuando en 1974 cerró sus puertas el antiguo mercado de abastos, el edificio quedó vacío y en desuso durante años, hasta el punto de que el Ayuntamiento se planteó tirarlo. Un grupo de artesanos ofreció instalar allí sus talleres y una escuela del oficio. El Consistorio cedió en 1980 el uso y gestión del inmueble a la Asociación Andaluza para la Artesanía El Postigo que, tras cinco años de obras, abrió en 1985 la Lonja de Artesanía. La cesión caducó hace veinte años y nunca se renovó, pero con el consentimiento del Consistorio los artesanos siguieron en el edificio, unas veces más concurrido que otras, aunque poco a poco los talleres y la escuela fueron desapareciendo y el espacio se centró más en la exposición y venta de su trabajo.

"Han pasado distintos alcaldes y nunca ha habido problemas. El contrato caducó pero hemos seguido teniendo relaciones con el Ayuntamiento y ahora, sin ninguna conversación, nos mandan un escrito diciendo que la intención es desalojarnos. Estamos haciendo las alegaciones pero si no iremos por la vía judicial porque nosotros nos hemos gastado 100.000 euros en reformas, organizamos exposiciones y actividades gratuitas -ayer hubo un concierto- y hay unos derechos adquiridos", defiende Manuel Muñoz, presidente de la Asociación de Artesanos del Postigo.

En realidad, el Plan de Racionalización y Optimización de Edificios Municipales 2010-2013 elaborado por el anterior equipo de Gobierno para ahorrar en sedes preveía instalar allí el Registro Municipal y vender el edificio de la calle Pajaritos, pero IU se opuso. La coalición de izquierdas es también quien ha denunciado ahora los planes del nuevo Gobierno municipal y ha mostrado su rechazo, aunque los artesanos quieren dejar claro que "no van de la mano de ningún partido".

La última reforma se hizo en 2009, íntegramente sufragada por los artesanos. Fue entonces cuando se creó la asociación Taller 20, constituida por los artesanos que actualmente exponen y venden su trabajo de forma fija en el centro. Con su cuota pagaron la obra y ahora los gastos de mantenimiento, además de los dos o tres trabajadores contratados para encargarse de las ventas.

El Ayuntamiento alega que los artesanos están ocupando de forma irregular y sin pagar nada un edificio público para el que tiene otros planes, aunque no desvela cuáles. Tanto Muñoz como Terán denuncian que esta decisión contradice el "apoyo al autoempleo" prometido por el alcalde, Juan Ignacio Zoido, en la campaña electoral. Defienden su autosuficiencia económica y su contribución a la cultura. Su subsistencia, dicen, depende en gran parte de las ventas en el Postigo ya que "de vender una vez al año en Navidad no podemos vivir".

Y es que la Lonja de Artesanía es una gran desconocida para los sevillanos pero es muy frecuentada por los turistas nacionales y extranjeros que optan por cambiar el clásico souvenir de la flamenca y el toro por objetos de cerámica, bolsos de cuero, pañuelos de seda pintada, grabados o abalorios de plata hechos 100% a mano por artesanos locales.

  • 1