lunes, 18 marzo 2019
21:05
, última actualización
Cultura

Aún es Navidad

El Ballet de la Ópera de Düsseldorf estrena esta noche en el Teatro de la Maestranza de Sevilla su propia versión del celebérrimo ballet Cascanueces, con coreografía de Youri Vàmos y que será interpretado en vivo por la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Foto: El Correo

el 15 sep 2009 / 21:06 h.

A.B.

El Ballet de la Ópera de Düsseldorf estrena esta noche en el Teatro de la Maestranza de Sevilla su propia versión del celebérrimo ballet Cascanueces, con coreografía de Youri Vàmos y que será interpretado en vivo por la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla.

Pocos espectáculos hay tan característicos de la Navidad como el Cascanueces que llega esta noche al Teatro de la Maestranza de Sevilla de la mano del ballet de la ópera de Düsseldorf y servida en directo por la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla bajo la dirección de Martin Fratz. Se trata de un montaje neoclásico, vivo y fantasioso del coreógrafo húngaro Yuri Vàmos, director artístico de la gran compañía alemana, que acompaña a la vibrante música de Piotr Tchaikovsky en un montaje que, en una vuelta de tuerca a la versión original, mezcla los dos relatos por excelencia de la Navidad y la tradición literaria europea.

Así, este Cascanueces, un cuento de Navidad conjuga el célebre relato del cuento de E.T.A Hoffman Cascanueces y el rey de los ratones -en la que los soldados y el rey de los ratones libran una batalla en los sueños de Clara, la joven protagonista- con la archiconocida Cuento de Navidad de Charles Dickens, la misma que convirtió en un mito internacional al gruñón Mr. Scrooge, al que redimió de su crueldad, casualmente, también a través del sueño. Esta combinación permite al coreógrafo, por una parte, contar de forma plausible la acción entre el nuevo Geizkragen -personaje central de Cascanueces- y el esperpéntico Scrooge y, por otra parte, permite a los bailarines de ballet clásico deleitarse en el núcleo de la fábula. Así, mientras que el Cascanueces de Tchaikovsky finaliza en el Reino de las Golosinas, el creador húngaro le pone punto y final a su celebrada propuesta con el despertar y la redención de un nuevo Mr. Scrooge.

En cuanto a la compañía que pisará las tablas del Teatro de la Maestranza, el Ballet de la Ópera de Düsseldorf, es una de las grandes compañías neoclásicas de Alemania y es la compañía residente de la Ópera de Düsseldorf y del Teatro de Duisburg. Esta compañía ha actuado en casi todos los países de Europa, Rusia y Asia y llega a Sevilla avalada por personalidades dentro del mundo de la danza como Enrich Walter. que fue nombrado director artístico de la compañía en 1964 y que, a lo largo de sus más de veinte años de trabajo, situó al Ballet entre las compañías de ballet clásico líderes en Alemania. Según narran los especialistas, la era Walter "se recuerda como tremendamente colorista y viva, durante la cual los nuevos y excitantes proyectos no cesaban de surgir, y donde la danza adquirió un excelente nivel".

Coreógrafo. Por su parte, Youri Vàmos, el creador de esta esperada pieza en la temporada sevillana, tomó las riendas de la compañía en 1996, e incorporó su personal revisión de los clásicos. Vàmos despliega su brillantez en nuevas aproximaciones a los trabajos clásicos, en las transformaciones de los cuales muestra su gran talento y fantasía, como en el caso de este Cascanueces, un cuento de Navidad.

Yuri Vàmos está entre los pocos coreógrafos europeos que con determinación desea asegurar la supervivencia de los ballets de larga duración. Sus trabajos se distinguen por si solos gracias a su inventiva e ingenio, así como un sobresaliente sentido del drama y una gran musicalidad. El ballet clásico no le atrae tanto por su contenido dramático como por la genialidad de su música.

  • 1