domingo, 24 marzo 2019
05:03
, última actualización
Deportes

Aviones contra tractores

El Sevilla actual no tiene nada que ver con aquel equipo que literamente se comía a sus rivales quitándole la pelota sobrado de fuerza y que, luego, los machacaba a base de goles.

el 28 mar 2010 / 21:28 h.

Resulta preocupante ver al Sevilla. No hubo que esperar mucho para comprobar su tremenda falta de fuelle, de agresividad, de despliegue físico. Nada que ver con aquel equipo que literamente se comía a sus rivales quitándole la pelota sobrado de fuerza y que, luego, los machacaba a base de goles. Aquel Sevilla que levantó los títulos no hace tanto tiempo también tenía un calendario muy cargado... pero también mucha más fuerza.

Pocos partidos habrán sido tan fáciles esta temporada para el Villarreal. A los cinco minutos ya dominaba el marcador. Superior en número de efectivos y calidad en el centro ampo, explotó la velocidad y movilidad de sus hombres de arriba (Nilmar, Rossi y Llorente) ante un Sevilla donde Renato y Romaric dejaron claro que no están para nada; ni defendieron ni atacaron. Como los laterales, siempre superados. Aviones contra tractores.

Lejos de reaccionar, el Sevilla se complicó la vida con un error de Palop que le costó el segundo tanto. Si hasta entonces adolecía de fuerza, chispa e intensidad, con el 2-0 en contra fue incapaz de reaccionar. Para colmo, Luis Fabiano erró dos goles claros y facilitó las cosas al Villarreal. Sin bandas, porque ayer rindieron a menos de medio gas, ni mordiente, el Sevilla no es un equipo competitivo. Más vale cambiar, y cuanto antes.

  • 1