sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

Aznar critica al Gobierno por su "juego temerario" con Batasuna

Asegura que la posición abertzale es un «plato recalentado» de ETA.

el 14 jun 2010 / 20:36 h.

TAGS:

El ex presidente del Gobierno José María Aznar, con el eurodiputado y ex ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja.
El ex presidente del Gobierno José María Aznar reivindicó ayer la política antiterrorista que se aplicó durante sus ocho años de mandato y alertó sin citarlo contra el "juego temerario" del Gobierno socialista porque, según dijo, la posición actual de Batasuna es "un plato recalentado de la cocina de ETA". De esta manera, Aznar se alineó a la tesis que en los últimos meses ha mantenido el ex-ministro del Interior Jaime Mayor Oreja, y a la que también se sumó ayer el presidente del PP, Mariano Rajoy. Estas palabras del ex presidente tienen en el horizonte el próximo domingo, día en que Eusko Alkartasuna (EA) y la izquierda abertzale celebrarán un acto político conjunto con la presencia de la ejecutiva de EA y de destacados portavoces de la izquierda abertzale para visualizar su "sintonía".


Así lo aseguró durante la presentación del libro España, camino de libertad, que han escrito el diputado y portavoz de la Comisión de Interior del PP, Ignacio Cosidó, y el analista y editor del Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), Oscar Elía Mañú, un acto en el que Aznar reunió a sus tres ministros del Interior entre 1996 y 2004, Jaime Mayor Oreja, Angel Acebes y Rajoy.


En su discurso, el ex presidente del Gobierno aseguró que cuando el PP llegó a la Moncloa había "prendido un discurso de resignación" o de "conllevanza en relación con ETA". "La derrota de ETA era una palabra ausente del diccionario porque no se creía ni remotamente posible", enfatizó, para añadir que entonces "se hablaba del potencial criminal de la banda terrorista" y "de su capacidad ilimitada de recuperación o del apoyo social y político". Es más, dijo que hablar entonces de "ilegalización" de las organizaciones políticas al servicio de la banda "significaba arriesgarse a ser tachado, como poco, de intolerante" y que "plantear el cumplimiento efectivo de las penas impuestas a los terroristas era rechazado, sin más, por inconstitucional e impracticable".


Sin embargo, recalcó que el PP dijo que "no se iba a resignar" y que no "iba a desistir ante la estrategia criminal de la banda". "Afirmamos que no se pagaría precio político a ETA ni porque matara ni porque dejara de matar", señaló. Es más, subrayó que el PP abrió "la política antiterrorista a un verdadero consenso de Estado" y situó a las víctimas donde les correspondía.


En este contexto, y ante la posibilidad de que los abertzales puedan estar en las instituciones, Aznar lanzó un mensaje a Zapatero: "Conviene poner negro sobre blanco el juego temerario de los que alimentan falsas expectativas que no son más que un plato recalentado de ETA, y recordó que hace poco menos de un año el Tribunal Europeo de Derechos Humanos "zanjó controversias que todavía se quieren mantener vivas" y "avaló sin sombra alguna la Ley de Partidos y la ilegalización de las sucesivas marcas electorales de ETA.

  • 1