domingo, 18 noviembre 2018
13:07
, última actualización
Local

Báñez se muestra dispuesta a hablar de todo el contenido de la reforma, pero pide propuestas concretas

el 20 feb 2012 / 14:56 h.

TAGS:

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, se ha  mostrado dispuesta a hablar con los agentes sociales y los grupos  parlamentarios de todas las materias que forman parte de la reforma  laboral "sin exclusiones", pero les he pedido a todos ellos que hagan  "propuestas concretas", porque, según dijo, hasta ahora no las ha  habido.

Tras reunirse en la sede del Ministerio con la Confederación  Empresarial Española de la Economía Social (Cepes), Báñez ha dicho  que el texto de la reforma puede discutirse "parte por parte" y ha  señalado que, aunque ya está habiendo contactos técnicos con los  sindicatos, todavía no han puesto ideas concretas sobre la mesa.

La ministra de Empleo ha respondido así al ser preguntada por el  margen de maniobra que dará el Gobierno a la modificación de la  reforma tras las manifestaciones sindicales que se celebraron ayer en  las principales ciudades españolas.  

De ellas, Báñez ha dicho que lo que le ha "sorprendido de veras"  es que entre los asistentes se encontraban miembros del PSOE que  formaron parte del Ejecutivo anterior, al que ha responsabilizado de  la crisis y de que España tenga ahora 5,3 millones de parados y una  tasa de desempleo juvenil que roza el 50%.

La titular de Empleo ha asegurado que el Gobierno "respeta" las  movilizaciones sindicales contra la reforma, pero ha insistido en que  también pide soluciones y propuestas concretas al texto normativo.  "El Gobierno es respetuoso con las manifestaciones de ayer, pero es  el tiempo de la responsabilidad, de las soluciones y las propuestas",  ha añadido.

La ministra ha subrayado que la intención del Ejecutivo es  enriquecer la reforma laboral, pues ésta será mejor "cuanto más  respaldo social y parlamentario tenga". "El Gobierno está escuchando  a todo el mundo", ha dicho Báñez en referencia a las reuniones que  está manteniendo con agentes sociales y económicos y organizaciones  de autónomos.

Báñez ha negado que esta reforma esté pensada para satisfacer a la  parte empresarial, sino que está hecha "para la gente corriente", y  ha recordado a los sindicatos que el Gobierno ha legislado en  aquellas materias donde fueron "incapaces" de llegar a acuerdos con  las patronales CEOE y Cepyme.  

"Este Gobierno ha actuado después de pedirle a sindicatos y  empresarios un acuerdo (...) y ya avisamos que donde no hubiera  acuerdos en materias importantes actuaríamos. Y este Gobierno, por  responsabilidad, ha hecho lo que ha hecho", ha insistido la  ministra.

LA ECONOMIA SOCIAL, UN "SECTOR CLAVE".

Tras su encuentro con los representantes de Cepes, la titular de  Empleo ha calificado a la economía social de "sector clave" para la  salida de la crisis pues, en su opinión, es el que mejor se ha  adaptado a las circunstancias económicas. "Su experiencia es vital  para hacer de esta reforma laboral la más útil de la democracia", ha  precisado.

Por su parte, el presidente de Cepes, Juan Antonio Pedreño, ha  destacado que las empresas de la economía social han conseguido  mantener y crear empleo con "dos señas de identidad": la moderación  de sueldos y la reinversión de beneficios. Eso es lo que les ha  permitido, ha dicho, crear 4.500 empresas y 33.000 nuevos empleos en  los últimos dos años.

Pedreño ha indicado que están trabajando en un plan de empleo de  la economía social que podría crear 200.000 puestos de trabajo en los  próximos cuatro años. El presidente de Cepes ha pedido a la ministra  que se reconozca la labor de la economía social en la reforma laboral  o en la futura Ley de Emprendedores, y ha apuntado como su mayor  discrepancia hacia la reforma el que pueda generar precariedad en el  mercado laboral.    

  • 1