viernes, 15 febrero 2019
09:30
, última actualización
Local

Bangkok vuelve a la calma tras la ofensiva contra los rebeldes

El Gobierno mantiene el toque de queda en 23 provincias hasta el domingo.

el 20 may 2010 / 20:12 h.

TAGS:

Un grupo de soldados tailandeses registran el campamento abandonado de los ‘camisas rojas’ en la capital de Tailandia.

El Ejército tailandés restableció ayer el orden tras una larga noche de saqueos e incendios en Bangkok, donde al igual que en otras 23 provincias permanecerá en vigor el toque de queda hasta el próximo domingo.
Las tropas acabaron con los últimos focos de resistencia casi 24 horas después de que lanzaran el asalto del bastión de los camisas rojas situado en el corazón comercial de la capital para poner fin a seis semanas de ocupación y más de dos meses de protesta, y en el que perdieron la vida 15 personas. Los rebeldes consideran ilegítimo el Gobierno actual y exigen el regreso del ex primer ministro Thaksin Shinawatra y la convocatoria de nuevas elecciones. "En general, la situación está bajo control", señaló el portavoz del Ejército, coronel Sansern Kawekamnerd.


Las tropas desalojaron a unos 1.000 manifestantes que se refugiaron en el monasterio budista de Pathum Waranan, donde fueron hallados seis cadáveres tiroteados durante las refriegas que los soldados y camisas rojas mantuvieron después de que sus cabecillas se rindieran. En los pasillos del centro comercial Amarin Plaza, la Policía encontró a cerca de otros 300 campesinos refugiados acampados entre escaparates de tiendas de moda, de decoración y recuerdos, que permanecían intactos.


sigue el toque de queda. El Gobierno anuncio que mantendrá en vigor hasta el domingo el toque de queda declarado en Bangkok y 23 provincias del noreste y norte del país, una medida que refleja que las autoridades temen un rebrote de la violencia- Bangkok, una metrópoli con 12 millones de habitantes y de unos 1.500 kilómetros cuadrados de extensión, dejó atrás una noche de disparos aislados de los soldados y humaredas dispersas de los incendios provocados por grupos incontrolados de saqueadores y camisas rojas.
El humo de los restos calcinados de un hotel, del que hasta hace poco fue el segundo mayor centro comercial del sudeste de Asia, y de otros 37 edificios incendiados, impregnaban la atmósfera de la capital. Los edificios de la Bolsa de Valores y del canal 3 de la televisión estatal fueron los primeros en arder.


A lo largo de la noche y madrugada, bandas formadas por hasta 200 jóvenes en motos desafiaron el toque de queda impuesto por el Gobierno en busca de objetivos que saquear, entre estos concesionarios de coches. y grandes almacenes.

  • 1