viernes, 19 abril 2019
00:09
, última actualización
Deportes

Barrichello dedica a Massa el triunfo que regala McLaren

El brasileño Rubens Barrichello (Brawn GP) se adjudicó en Valencia el Gran Premio de Europa y relevó a su compatriota Felipe Massa (Ferrari), ausente ayer, como vencedor de la carrera del año pasado.

el 16 sep 2009 / 07:35 h.

El brasileño Rubens Barrichello (Brawn GP) se adjudicó en Valencia el Gran Premio de Europa y relevó a su compatriota Felipe Massa (Ferrari), ausente ayer, como vencedor de la carrera del año pasado, mientras el español Fernando Alonso arañó tres puntos tras finalizar en la sexta plaza.

El ganador de ayer dedicó el triunfo a su compatriota Massa, accidentado en Hungría al impactar un muelle en su casco procedente precisamente del coche de Barrichello. Tras ganar la carrera, bajó del monoplaza golpeó con su mano la bandera de Brasil que lleva en el caso y apuntó con el dedo a la cámara de televisión como dedicatoria.

La carrera pudo tener como factor determinante el fallo de McLaren a la hora de instalar una de la ruedas del británico Lewis Hamilton en su parada en el box, lo que retrasó la vuelta a la pista del actual campeón del Mundo, si bien Barrichello también dio, en ausencia del inglés, dos vueltas rápidas que también influyeron en la victoria final. Así, Barrichello, que en la presente temporada ya estuvo en el podio aunque sin lograr la victoria, logró un triunfo en el Mundial cinco años después del último, logrado en la carrera de China de 2004 al volante de un Ferrari.

A Hamilton le quedó el sabor amargo de haber liderado la carrera tras partir de la pole y no haber podido lograr una victoria que tuvo cerca, pero que Barrichello y el poco acierto de su equipo le arrebataron en el ultimo tercio de la carrera.

En el caso de Alonso, el bicampeón mundial de Fórmula Uno completó una carrera sin fallos y tras ganar un puesto en la salida, logró acceder a la sexta plaza ayudado por el abandono por avería del alemán de Red-Bull Sebastian Vettel.

DUELO ALONSO-ROSBERG.

Sin embargo, el piloto asturiano mantuvo un duro duelo tanto por asaltar la quinta plaza del alemán Nico Rosberg (Williams) como por defenderse en el tramo final del asedio del actual líder de la competición, el británico Jenson Button, quien buscaba la sexta plaza de Alonso.

Para el piloto español fue una lástima el problema en los frenos que tuvo en la calificación de ayer, ya que el R29 de Alonso se vio afectado por un fallo en uno de los discos de freno del coche que le restaba casi medio segundo por vuelta, según desveló la escudería francesa.

Además, Jaime Alguersuari (Toro Rosso) dio un paso más en su adaptación a la Fórmula Uno, al acabar la carrera en la decimosexta posición en unas condiciones de calor y humedad asfixiantes hasta ahora desconocidas para el joven piloto catalán.

Alguersuari tiene marcado por su equipo los cuatro primeros grandes premios de adaptación, dos de ellos ya cumplidos, por lo que el próximo fin de semana en Bélgica debe seguir su adaptación antes de afrontar mayores exigencias en el tramo final de la competición.

LA LUCHA POR EL MUNDIAL

A pesar de sumar sólo dos puntos, el británico Jenson Button dio ayer un paso importante en su aspiración de proclamarse campeón del Mundial, ya que los dos Red Bull del australiano Mark Webber y el alemán Sebastian Vettel no puntuaron.

Sin embargo, Button tiene ahora al enemigo en casa, pues Barrichello se ha situado segundo de la clasificación, a dieciocho puntos de su compañero, en la lucha por el título, gracias a la trabajada victoria de ayer en Valencia, que le llega con 37 años y bajo unas condiciones de calor difíciles de soportar.

Mientras que para Red Bull la carrera ha sido un fiasco total, Brawn GP se va de Valencia con una importante diferencia en el mundial de constructores, gracias a los doce puntos que cosechó en el trazado urbano y que le hacen liderar con comodidad este apartado.

Sabor agridulce es el que le ha quedado a McLaren, pues de la alegría que le proporcionó del doblete que consiguió en la calificación, pasó a la decepción por el segundo puesto de Hamilton y la pobre carrera de Kovalainen, que partió segundo y acabó en el cuarto puesto.

GRAN AMBIENTE

Los balcones y las terrazas que rodean el circuito urbano de Valencia se sumaron a la fiesta al encontrarse llenos a rebosar durante la celebración de la prueba, que coincidió con un día soleado y típicamente veraniego a orillas del Mediterráneo.

No sólo los balcones y las terrazas de los edificios que rodean el circuito presentaban un aspecto inmejorable, sino que también había mucha gente concentrada en las azoteas de estos bloques de viviendas.

En esos lugares era obligada la utilización de medios para protegerse del sol y muchos de sus ocupantes se resguardaban bajo sombrillas. La prueba coincidió con una jornada calurosa en Valencia, en la que el termómetro marcaba 31 grados en el momento del inicio de la carrera, con una velocidad del viento de 1,7 metros por segundo y una humedad relativa del 55 por ciento, algo inferior al 67 por ciento de la jornada del sábado.

Valencia ha acogido por segundo año consecutivo y en el penúltimo fin de semana de agosto un gran premio de Fórmula Uno, sobre un circuito urbano que transcurre por las inmediaciones del puerto y que acogió un gran ambiente, a pesar de que no se alcanzó el nivel de hace doce meses en el estreno del circuito.

La evolución de la semana no hacía pensar en cumplir las expectativas del año pasado, ya que durante los últimos días las noticias no hacían pensar en una masiva afluencia de gente y se esperaba que los balcones estuvieran casi vacíos al disminuir la demanda de su alquiler. Así lo constataron varios de sus propietarios, que trataron de cerrar algún acuerdo hasta la misma jornada del sábado, en la que se celebraron los entrenamientos oficiales.

No todos los que decidieron pasar el domingo cerca de circuito estaban pendientes de Hamilton o Alonso, ya que a escasos metros del asfalto, se podía ver una playa de La Malvarrosa abarrotada de gente ajena a la carrera. También desde el mar, en las inmediaciones del circuito llegaba el glamour, puesto que desde varias de las más lujosas embarcaciones de recreo del mundo atracadas en el puerto de Valencia, también era posible disfrutar de la velocidad.

  • 1