lunes, 22 abril 2019
06:23
, última actualización
Local

Bellver rebaja sus exigencias y desbloquea la cesión de su colección

Tendrá una sala en el Museo de Bellas Artes, una exposición en otoño y pide una fundación

el 01 feb 2010 / 21:45 h.

TAGS:

Matriano Bellver, junto a una de las piezas de su coleccion.
-->--> -->

Las negociaciones entre el Ayuntamiento de Sevilla, la Consejería de Cultura y Mariano Bellver para que éste ceda a la ciudad su colección privada de arte han quedado prácticamente desbloqueadas, después de que el propietario haya rebajado sustancialmente las exigencias que venía demandando a ambas administraciones desde que se iniciaron los contactos para llevar a buen puerto la donación. Esto permitirá que en breve se plasme en un convenio la operación que viene fraguándose nada menos que desde 1998.

Mariano Bellver había pedido a la Junta y al Consistorio una serie de contrapartidas, a cambio de entregar sus fondos, que dificultaban enormemente el acuerdo. Entre otras pretensiones, aspiraba a que su colección, compuesta por 370 cuadros, estatuas, muebles, orfebrerías y objetos preciosos del siglo XIX, se expusiera íntegramente en el futuro Museo de Bellas Artes, una vez que éste quedara ampliado a través de la incorporación del Palacio de Monsalves. Además, pretendía recibir algún tipo de contraprestación de tipo económico, a cambio de la donación de sus piezas.

Las instituciones, que no se cerraron a nada inicialmente, decidieron el pasado marzo, precisamente para poder negociar "de forma seria", encargar una tasación independiente para determinar el valor real de estos fondos.

Aunque públicamente los responsables de ambas administraciones vienen eludiendo informar sobre el resultado de esta evaluación, lo cierto es que tanto la Junta como el Ayuntamiento tienen en sus manos desde finales del pasado año su resultado. El informe señala que Bellver posee una colección desigual y apunta que sólo una parte de sus obras podrían ser expuestas en el Bellas Artes. Este documento ha servido a las instituciones para solicitar al propietario que rebajara sus demandas.

Finalmente, Bellver habría accedido a facilitar la operación, tras una reunión mantenida el pasado viernes con el delegado provincial de Cultura, Bernardo Bueno. Así, el benefactor estaría dispuesto a aceptar el esquema de donación al uso, demandando que las obras de su colección que al final sean depositadas en la pinacoteca hispalense -una vez ampliada- se ubiquen en una sala común que lleve su nombre. No obstante, a lo que no renuncia es a que se constituya una fundación que se encargue de gestionar su legado en el futuro, uno de los aspectos que requerirá ser más que debatido con las administraciones.

Además, Bellver quiere ver cumplida una de sus viejas reivindicaciones: una exposición temporal, previa a la ampliación del Bellas Artes, que muestre a la ciudadanía la belleza y el valor de su colección. Ésta petición fue aceptada cuando los delegados de Cultura de Junta y Ayuntamiento, Bernardo Bueno, y Maribel Montaño, comenzaron a negociar en serio con Bellver, en 2008. Sin embargo, los compromisos previos del museo impidieron que pudiera llevarse a cabo. Ahora, la Consejería de Cultura ya ha comunicado a Bellver que la muestra está en marcha y que será, previsiblemente, después del verano.

Con ésta, serán tres las veces que el Bellas Artes ha abierto sus puertas a este coleccionista, cuya donación se remonta a la primera de las exposiciones, hace más de 12 años. En enero de 1998, la entonces alcaldesa de Sevilla, Soledad Becerril, inauguraba en el Bellas Artes la exposición Pintura del siglo XIX, que reunía las mejores obras de esta colección privada. El coleccionista ya aprovechó la ocasión para ofrecer a la ciudad su colección de arte, una propuesta que fue bien recibida por aquel ayuntamiento, que le ofreció crear un museo del siglo XIX en alguno de los pabellones de la Exposición del 29. Sin embargo, aquella idea no prosperó, lo que no impidió a Bellver seguir aumentando sus fondos con nuevas adquisiciones.

En octubre de 2001, la pinacoteca volvía a abrirse a esta colección. En esta ocasión, la muestra se llamaba De Andalucía a Venecia, y reunía 50 obras de artistas andaluces del XIX. Reflejaba el quehacer de una amplia nómina de artistas que, desde el Romanticismo hasta la escuela plenairista de Alcalá de Guadaíra, se formaron en las escuelas andaluzas, viajaron a Roma y estudiaron en la famosa Academia Chigi, pintando muchos de ellos en Venecia.

Los contenidos de la tercera muestra aún están por definir.

  • 1