sábado, 20 abril 2019
14:46
, última actualización
Deportes

Betis-Rijeka: el liderato, el dinero y, sobre todo, la grada

El equipo verdiblanco debe ganar al colista del grupo en el debut de Garrido en el Villamarín. Así puede quedar primero, ganará 600.000 euros y se congraciará con su afición.

el 11 dic 2013 / 23:05 h.

Rubén Castro, en el entrenamiento de este miércoles / Julio Muñoz (EFE) Rubén Castro, en el entrenamiento de este miércoles / Julio Muñoz (EFE) Europa llama a la puerta del Betis de Juan Carlos Garrido, que disfrutará de lo que pocos entrenadores pueden cuando aterrizan en un nuevo equipo con el curso ya en marcha: dos semanas de margen antes del estreno en la Liga y dos partidos no intrascendentes pero sí cómodos. Uno fue el de Copa del Rey contra un Segunda B que se queda con un futbolista menos en el minuto 4. El otro es el que se celebra esta noche, pertenece a la última jornada de la fase de grupos de la Liga Europa, con la clasificación ya obtenida de antemano y el colista como visitante. Hoy, para variar, el último no es el Betis. De lo que hay en juego, lo tangible es el primer puesto del grupo I y los 200.000 euros que le daría la UEFA por ganar más 400.000 extra por ese liderato; lo inmaterial, y quizá más importante aunque parezca absurdo desdeñar esos 600.000 euros, es ganarse la confianza de una afición que hoy conocerá a su nuevo entrenador con el recuerdo y el cariño que aún le inspira el anterior. El examen es por tanto más importante de lo que pudiera parecer. El Betis no está para dejarse llevar por pequeñas metas alcanzadas y necesita darse cuantas más alegrías, mejor. En primer lugar, porque las victorias aumentan la moral, y la de los verdiblancos anda bajo cero. En segundo, porque Garrido se estrena ante su nueva afición y lo primero en su lista de deberes es conseguir su beneplácito, lo cual a su vez pasa por ofrecerle un producto mejor que el deteriorado que acabó por provocar la destitución de Pepe Mel. Si el cambio de imagen llega acompañado de un triunfo a tres días de visitar a la Real Sociedad en el primer encuentro realmente crucial para el míster valenciano, la sentencia de este primer juicio público le será favorable. Si el Betis gana al Rijeka, que en teoría es el desenlace más lógico para la batalla de esta noche, tiene serias opciones de terminar como primero de su grupo. Lo será siempre que el Lyon no venza en el feudo del Vitória Guimaraes, que no se juega más que el honor y el dinero, conceptos que de vez en cuando son compatibles. Si los franceses empatan o caen en Portugal, el liderato es para el Betis si se impone al Rijeka. Cualquier otra combinación de resultados dejaría el grupo tal cual está, con los heliopolitanos segundos. En cuanto al partido en sí, el Betis de Garrido tiene más o menos los mismos problemas que el de Mel, que para eso apenas han transcurrido diez días desde la mudanza en el banquillo. Rubén Castro, no muy fino físicamente, ha vuelto a ser convocado, igual que Jorge Molina, igualmente lejos de la forma óptima. Vadillo y Cedrick son baja por problemas musculares. Y por lo demás no hay ningún descarte técnico, ya que el resto de la plantilla permanece en la enfermería. El Rijeka pierde a Alispahic, Tomeçak, Pokrivac o Zlomislic, entre otros. Los croatas llevan tres puntos, fruto de tres empates en su campo. Fuera han perdido en Lyon y Guimaraes. Yel Betis todavía no ha encajado ni un gol en lo que va de Liga Europa en el Villamarín. Blanco y en botella... REAL BETIS: Sara; Steinhöfer, Amaya, Jordi, Nacho; Lolo Reyes, Xavi Torres; Juanfran, Salva Sevilla, Juan Carlos; y Chuli HNK RIJEKA: Vargic, Mujanovic, Knezevic, Datkovic, Bertosa, Males, Mocinic; Brezovec, Jugovic, Krstanovic y Benko Árbitro: Danny Makkelie (Holanda). Estadio: Benito Villamarín. Hora: 21.05. TV: Gol T.

  • 1