Condenados por agredir a dos policías en el hospital de Valme

Custodiaban a uno de ellos tras ser detenido con distintas cantidades de droga.

el 04 ago 2014 / 16:25 h.

La Audiencia de Sevilla ha condenado a un año y tres meses de cárcel a dos hermanos que agredieron en el interior de un hospital a los dos policías que custodiaban a uno de ellos tras ser detenido con distintas cantidades de droga. Una sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia, a la que ha tenido acceso Efe, dice que sobre las 3.50 horas del 16 de septiembre de 2013, agentes de la Policía Nacional advirtieron de que Juan Manuel C.C. y otra persona no identificada corrían por la calle Eugenio Noel de Alcalá de Guadaíra (Sevilla). Los agentes iniciaron su persecución y lograron interceptar sólo a Juan Manuel, que portaba 19 gramos de cannabis sativa, 5 papelinas de cocaína y 40 miligramos de heroína, paracetamol y cafeína, sustancias que habrían alcanzado en el mercado ilícito un valor total de 195 euros. Estando detenido en dependencias policiales, Juan Manuel C.C. fue trasladado, a petición propia, al Hospital de Valme de Sevilla a fin de recibir asistencia médica, y durante el trayecto "les decía que iban a tener que pedir refuerzos, que era muy peligroso y que tenía armas de todo tipo", según la sentencia. Ya en el hospital, los agentes no accedieron a la petición del detenido de salir fumar un cigarro, por lo que éste "llamó chulo, maricón y mierda" a uno de los policías, al quien llegó a decirle que "le iba a pegar un tiro en la cabeza". Cuando se dirigían a la sala de radiología, Juan Manuel lanzó un cabezazo con gran violencia a uno de los agentes pero no le alcanzó, lo que les obligó a reducirlo y arrojarlos el suelo. En ese momento, su hermano Michael T.C., que se había desplazado hasta allí en unión de la madre de ambos, se arrojó sobre los agentes, les propinó puñetazos y patadas para tratar de que soltaran a Juan Manuel, quien se incorporó del suelo y se unió a la agresión. Como consecuencia de la agresión, uno de los policías sufrió contusiones y erosiones en los brazos y antebrazos, de las que curó en 22 días, y su compañero presentó contusiones en la cara, cabeza, tórax y espalda, así como heridas inciso-contusas en el cuello, ambos brazos y antebrazos, tórax y hombro, de las que sanó en siete días. Por ello, serán indemnizados en 1.500 y 1.502 euros. La sentencia impone a cada hermano un año y tres meses de cárcel por un delito de atentado a la autoridad y dos multas de 180 euros por otras tantas faltas de lesiones.

  • 1