viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Local

Un repartidor de butano cometió 173 delitos en la Macarena

Aprovechaba que tenía acceso a las viviendas para robar tarjetas de crédito y cartas cuyos datos personales usaba para activar las primeras

el 27 nov 2013 / 10:17 h.

TAGS:

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sevilla a un hombre  de 37 años, natural de Rumanía, como presunto autor de 173 delitos y  194 faltas cometidos desde el año 2008 en las zonas de Pino Montano,  San Diego, Los Príncipes y la avenida de La Barzola del distrito  Macarena, donde aprovechaba que tenía acceso a los bloques de  viviendas para robar tarjetas de crédito y otra correspondencia  bancaria depositada en los buzones. Según ha destacado la Policía en un comunicado, el arrestado ha  podido ser identificado tras llevarse a cabo multitud de pesquisas y  diligencias de investigación, tanto en España como en otros países,  gracias a los protocolos de cooperación policial internacional. Además de la detención, de manera simultánea se procedió al  registro de su domicilio, donde fueron recuperadas numerosas tarjetas  bancarias de víctimas, un ordenador portátil, varios terminales de  telefonía móvil, diversos dispositivos informáticos de almacenamiento  de datos, un arma corta y una pistola simulada. El detenido, como empleado de una empresa suministradora de  bombonas de butano en calidad de repartidor, aprovechaba esta  condición y, una vez dentro de los bloques de viviendas de su zona de  reparto, se apoderaba de cartas que encontraba en los buzones de los  propietarios o inquilinos residentes en la finca. Gracias a los datos personales robados, el arrestado activaba las  tarjetas de crédito sustraídas usurpando la identidad de sus  titulares, y posteriormente efectuaba reintegros en cajeros  automáticos o cargos en la cuenta corriente de su legítimo titular. Además, compraba artículos a través de Internet, desde electrónica  hasta recambios de automóvil, con cargo a esas mismas tarjetas,  recibiendo los productos él mismo, sus familiares o conocidos en el  extranjero. De igual modo, utilizaba los datos personales para contratar  líneas telefónicas móviles que luego vendía a terceras personas o  incluso, a lo que se suma, incluso, la adquisición de aplicaciones  para teléfonos móviles o tablets.

  • 1