miércoles, 21 noviembre 2018
11:06
, última actualización
Deportes

El Betis paga con una goleada su arriesgado planteamiento

Los verdiblancos salieron muy fuertes pero fueron perdiendo fuelle y sucumbieron tras el descanso. Vadillo se lesionó en la rodilla.

el 15 oct 2011 / 18:17 h.

El defensa madridista Pepe (i) lucha un balón con el delantero bético Molina.

El Betis se gustó durante los quince minutos iniciales en el Bernabéu, aguantó el tipo, plantó cara durante toda la primera parte y sucumbió con estrépito en la segunda, cuando Higuaín, Kaká y Cristiano Ronaldo pusieron al descubierto las deficiencias de la adelantada zaga y las dudas del portero verdiblanco, a quienes el atrevido planteamiento de Pepe Mel dejó en evidencia por la electrizante velocidad de los puntas merengues.

Tal y como había anunciado durante toda la semana su entrenador, el Betis salió ambicioso al Bernabéu, presionando al Madrid muy arriba y situando la línea defensiva muy lejos de Casto. Una táctica osada que funcionó a la perfección durante el primer cuarto de hora, hasta que se lesionó de consideración Vadillo en una desafortunada acción con Sergio Ramos.

El chaval, que antes de cumplirse el minuto de juego ya había puesto a prueba los reflejos de Casillas, se torció la rodilla tras una carga del camero y tuvo que ser retirado en camilla y sustituido por Sergio Rodríguez, otra joyita de la cantera. Y ahí se torció el Betis.

LA PRIMERA, DE RUBÉN. El equipo verdiblanco le discutió la posesión del balón al Madrid desde el pitido inicial y suya fue la primera ocasión del partido: un potente remate de Rubén Castro (11’) que no pudo atajar a la primera Iker Casillas, que antes había visto cómo una falta desde la frontal de Beñat (10’) se marchaba por encima del larguero.

La lesión de Vadillo (16’) puso fin a la fase inicial de buen juego bético y creó bastante desconcierto en las filas verdiblancas, pasando los quince minutos posteriores a ser de claro dominio merengue, con Higuaín y Kaká buscando a Cristiano Ronaldo –que comenzó de delantero centro– desde las bandas y Xabi Alonso por el centro. El portugués gozó de un par de ocasiones, pero su falta de puntería –y la de Kaká en otra– y la resolución de Casto, que estuvo muy rápido de reflejos en  todas sus intervenciones en este primer periodo, evitaron males mayores, aunque en los compases finales los de Mel recompusieron su figura y fueron capaces de tocar con criterio y crear otra buena ocasión en pies de Rubén Castro, que culminó con una volea alta una elaborada jugada de todo el equipo que hizo resonar con fuerza el cántico de ‘Beeetis, Beeetis’ en el Bernabéu.

Al descanso se llegó con buena imagen verdiblanca y las espadas en todo lo alto, aunque lo que ocurrió en la segunda parte no tuvo nada que ver con la primera y todo comenzó a derrumbarse antes de cumplirse el primer minuto de juego.

Había sacado de centro el Madrid y una larga combinación de todo el equipo concluyó con un pase largo de Marcelo a Cristiano, que arrancó al límite del fuera de juego, cambió de ritmo  y dejó clavado a Chica para pegarse una carrera de 50 metros a lo Bolt y asistir a Higuaín ante las dudas de Casto y la pareja de centrales. Los béticos no habían tocado balón y ya perdían..

Con el 1-0 no reaccionó el Betis, que ya no volvió a mostrarse altanero como al inicio. En el medio campo Salva Sevilla y Beñat cada vez tenían más dificultades para hacer circular el balón y en la zaga los problemas se multiplicaban con las continuas aparaciones por los costados de Higuaín y Cristiano, que para nada parecieron acusar el virus FIFA y el desgaste  de dos partidos con sus respectivas selecciones.

Higuaín y Kaká (56’) pudieron hacer el 2-0 tras una entrada por la banda derecha de Özil, pero fue Cristiano por el otro lado, el de Chica –séptimo gol seguido que encaja el Betis por esa banda, para hacérselo mirar– quien asistió a Kaká para que marcara desde el interior del área con su característico remate de rosca. Al brasileño no le apretó nadie y con el 2-0 todo el pescado parecía estar vendido.

EL 2-1, UN ESPEJISMO. Pepe Mel quitó a Salva Sevilla, que completó un partido muy deficiente, y dio entrada a Santa Cruz para tratar de obrar el milagro de la remontada. En una acción embarullada llegó el 2-1 de Jorge Molina (69’) con casi media hora aún por delante, pero no dio tiempo ni de soñar siquiera con  ella. Tras el saque de centro, otra desaplicación defensiva –son los riesgos de tirar la defensa tan arriba y no contar con zagueros rápidos– e Higuaín que anota el 3-1, sin apenas ángulo. Tres minutos después el ‘Pipita’ hizo el 4-1 de vaselina, a lo Raúl, y en el descuento pudo hacer el cuarto suyo y quinto del Madrid. El Betis, que empezó valiente, acabó acucharado, y los contumaces errores atrás seguramente provocarán rotaciones. Ya van tocando.

Ficha técnica

4 - Real Madrid: Iker Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Marcelo; Lass, Xabi Alonso, Kaká (Di María, m.60); Özil (Coentrao, m.74), Cristiano Ronaldo (Altintop, m.77) e Higuaín.

1 - Real Betis: Casto; Chica, Amaya, Dorado, Nacho; Iriney, Beñat (Momo, m.77), Salva Sevilla (Santa Cruz, m.58); Vadillo (Sergio, m.21), Jorge Molina y Rubén Castro.

Goles: 1-0, m.46: Higuaín. 2-0, m.59: Kaká. 2-1, m.69: Jorge Molina. 3-1, m.70: Higuaín. 4-1, m.73: Higuaín.

Árbitro: Delgado Ferreiro (colegio vasco). Amonestó a Pepe (25) por el Real Madrid, y a Beñat (65) y Momo (86) por el Real Betis.

Incidencias: encuentro correspondiente a la octava jornada de Liga, disputado en el estadio Santiago Bernabéu, lleno, ante 83.162 espectadores.

  • 1