viernes, 15 febrero 2019
12:26
, última actualización
Economía

El obispo de Córdoba dice que Cajasur "antepone el empleo al beneficio"

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha defendido la opción del patronato de Cajasur de no fusionarse y abocar a la entidad a una intervención del Banco de España.

el 22 may 2010 / 17:09 h.

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha mostrado su apoyo a la decisión del patronato, impositores y trabajadores de CajaSur, después de que ayer, el consejo de administración de la entidad solicitara ayuda al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) "tras haber agotado todas las posibilidades para llevar a buen puerto el proceso de fusión con Unicaja".

En un comunicado, el obispo manifestó que "CajaSur ha prestado un servicio encomiable durante 150 años a la sociedad cordobesa, preocupándose de un modo muy especial por los más necesitados y en este trayecto también ha colaborado decididamente a que muchas familias tuvieran un puesto de trabajo".

"Ésta es la razón fundamental por la que CajaSur ha mantenido, en el proceso de fusión, la firmeza de defender y trabajar por que se conserven los puestos de trabajo -añadió- anteponiendo siempre el empleo a cualquier otro beneficio".

Desde el primer momento que se inició el proceso de fusión con Unicaja, dijo que los patronos de CajaSur han actuado con "total lealtad y responsabilidad, poniendo todos los medios a su alcance para que se cumpliera lo firmado en el protocolo de fusión". Precisamente, esa "honradez personal y profesional con la que siempre han actuado es la que les ha llevado a solicitar la intervención del Banco de España", apuntó.

El obispo quiso destacar que "las personas que han estado al frente de CajaSur son plenamente competentes, no han buscado sus intereses personales, ni ganarse un puesto de trabajo, ni enriquecerse a costa de CajaSur". De este modo, insistió en que "los patronos siempre han estado preocupados, sobre todo, por los trabajadores de la entidad, los intereses de los impositores y por el bien de la sociedad cordobesa".

La Iglesia de Córdoba lamenta que no haya tenido lugar un acuerdo laboral porque "sin éste, nunca se podía haber rubricado la fusión, aunque todos los demás aspectos del protocolo hayan sido respetados". Para la Iglesia, ésta era una condición necesaria y siempre se ha mostrado dispuesta a "hacer cualquier renuncia, con tal de salvar los puestos de trabajo".

  • 1