lunes, 22 abril 2019
23:41
, última actualización
Local

“El PGOU hay que reconducirlo, ahora es necesario revisarlo”

Ángel Díaz del Río, decano del Colegio de Arquitectos

el 01 ene 2014 / 22:00 h.

TAGS:

Ángel Díaz del Río El decano del Colegio de Arquitectos de Sevilla, Ángel Díaz del Río, hace balance de un año negro para los arquitectos por la falta de trabajo y la parálisis del sector inmobiliario. A su juicio, hay indicios de una posible mejoría. -¿Se ha movido algo el mercado inmobiliario en el último año? –Se ha notado una cierta mejoría que representa un 11%. Las expectativas son buenas. –¿En qué sentido? –Tenemos noticias esperanzadoras en relación a la apertura del crédito bancario en 2014. Los notarios nos dicen que hacían antes 25 operaciones al mes y que ahora hacen 34 y que las operaciones no pasaban de los 12.000 euros y ya llegan a los 15.000 o 20.000. –¿Cómo ve la ciudad desde el punto de vista urbanístico? –-Se hizo un Plan General en una época con una actividad económica y constructiva histórica, que ojalá recuperamos, y se planteó un plan expansionista en 2006, cuando comenzó la crisis. Ahora, lógicamente, el Plan hay que reconducirlo. Se hizo sobre unas actividades y expectativas y, si esa base cambia sustancialmente, es necesario revisarlo. –En el caso de la Gavidia o del parking de la Alameda, Ayuntamiento y Junta discrepan en el procedimiento. ¿Debe ser modificación puntual o revisión? –El método puede ser el que sea, pero es factible el de las modificaciones puntuales. Es lo más operativo y rápido. –¿Está de acuerdo con que la Gavidia se venda para centro comercial? –Es un sistema general, habría que analizarlo porque hay que buscar un sitio alternativo lo más cercano posible para albergar ese sistema general. Esa es la legalidad. Ahora, la conveniencia de la ciudad está depositada en los representantes del Ayuntamiento que son los que conocen los intereses de la ciudad. Ellos sabrán de las ofertas o movimientos económicos que ven más interesantes. –¿Y también ve factible hacer un parking en la Alameda? –Eso son decisiones políticas. -Los constructores creen que la ciudad está parada en expansiones y proyectos. ¿Y usted? –Nunca creí en los grandes proyectos. Creo que entramos en una fase en la que lo que hay que hacer es que la ciudad sea segura, esté limpia, bien urbanizada, que las instalaciones urbanas se modernicen y que la ciudad funcione. Y cuando haya financiación para hacer determinados proyectos, pues que se lleven adelante. Es cierto que en la ciudad no hay grúas, pero sí se ve un cierto movimiento urbano. Hay calles que se están arreglando. Eso es bueno.  –La Ley de colegios profesionales prevé medidas de liberalización, ¿le plantarán cara? –Es incierto que esas medidas de liberalización estén fundadas en Europa. Reclamamos unos baremos de retribuciones para dar seguridad al ciudadano como los de Alemania, donde los actualizaron con un 20% más. –En el caso de las Inspecciones Técnicas de Edificación (ITE) los precios de arquitectos y aparejadores cayeron por la crisis. –Determinados colegios profesionales no pueden practicar una política de rebaja que lleva casi al dumping, que está penalizado. –¿El Colegio de Aparejadores? –Yo le digo que nuestro colegio no hace eso. No se pueden promocionar bajadas de retribuciones por debajo de los costes, a no ser que hay implícita una pérdida absoluta de calidad. –¿Qué está haciendo el Colegio para que los arquitectos soporten mejor la falta de trabajo? –Tenemos varias líneas abiertas, como una oficina de exteriores para trabajar en la internacionalización. Hay colegiados destacados que recepcionan y asesoran a quienes se van fuera. –¿A qué países? –Perú, Panamá, Kenia, Marruecos, Argelia… Además, hacemos un seguimiento intenso de los concursos y promocionamos que los ayuntamientos cuenten con arquitectos como técnicos. Hacemos convenios con administraciones y asesoramos a los investigadores, un campo en alza con la crisis.

  • 1