viernes, 14 diciembre 2018
09:54
, última actualización
Local

La constructora del esqueleto del acuario aún no ha cobrado

La constructora San José le reclama en los juzgados a la anterior concesionaria el coste íntegro de las obras, entre tres y cuatro millones de euros.

el 24 mar 2012 / 20:43 h.

TAGS:

Estado actual del edificio.

La historia del inacabado Acuario del Muelle de las Delicias parece interminable, pese a que la finalización de las obras de la primera fase se anuncia para este mismo año, según la actual empresa concesionaria, la tercera ya. Ni siquiera el esqueleto del edificio que luce junto al río está pagado, de ahí que la constructora San José haya recurrido a la Justicia. Y no es la primera vez que el proyecto del Acuario va a los tribunales.

El gran parón de este proyecto turístico se produjo en 2008 y en octubre de 2009 el presidente del Puerto, Manuel Fernández, tuvo que intervenir y retirarle el permiso a la anterior empresa adjudicataria, Acuario Nuevo Mundo. Ahora San José asegura que no cobró nada de lo ya construido.

Así lo explicó a este periódico el director general de Cartuja Inmobiliaria, filial de San José, Francisco Fernández, que añadió que no hay "nada pagado", que se reclama en los tribunales el importe total de la obra y los intereses de estos años, así como los posibles daños y perjuicios que ha podido sufrir la constructora. Fernández no quiso concretar el importe, pero apuntó que está entre tres y cuatro millones de euros.

Según fuentes consultadas, la cantidad invertida podría alcanzar los seis millones de euros, el 30% del presupuesto.

El Puerto se vio obligado a rescatar la concesión administrativa después de que la promotora Nuevo Mundo parase los trabajos sin previo aviso, alegando que sin los seis millones de euros de ayudas comunitarias que esperaba no podía pagar los 20 millones que costaba la obra debido a la crisis del sector del ladrillo. Y no fue la primera empresa que se hizo con el proyecto. La británica Deep Sea Leisure se fue sin llegar a iniciar obras por los constantes trámites burocráticos con que se topó.

El administrador único y director general de Acuario Nuevo Mundo, Ricardo Pichardo, negó que las obras se hubieran paralizado por problemas financieros de la empresa Edimar, ligada a Gerardo Martínez Retamero, ex presidente del Betis. "La razón de la paralización de las obras está en el cambio de la normativa europea para que los gobiernos concedan subvenciones", explicó Pichardo,
quien declaró que no se podían conceder ayudas públicas a obras ya ejecutadas. La firma solicitó al Ministerio de Economía una subvención de 13,5 millones de euros, aunque esperaba seis, acogiéndose a la ley que regula los incentivos regionales, ayudas financieras que concede el Estado a la inversión productiva para fomentar la actividad empresarial y paliar los desequilibrios interterritoriales.

Acuario Nuevo Mundo acudió a los tribunales para recuperar la inversión, anular la rescisión del contrato y la nueva adjudicación. Según Pichardo, el pleito está pendiente de resolución en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y en la Audiencia Nacional y la espera puede ser larga.

Con todo, el pasado febrero y tras una larga tramitación administrativa, la comisión ejecutiva de Urbanismo concedió la licencia de obras para la primera fase de la reforma parcial y terminación del edificio destinado al Acuario, que se ajustará al proyecto presentado en 2011. Ello se produce después de que el consejo de administración de la Autoridad Portuaria aprobara en diciembre la primera fase del proyecto, puesto que la adjudicataria, Aliart Ingeniería, había solicitado al Puerto poner el proyecto en marcha por fases ante las dificultades económicas.

  • 1