sábado, 23 marzo 2019
21:31
, última actualización
Local

La Guardia Civil busca a un tercer etarra relacionado con la furgoneta de Zamora

En el vehículo se encontró documentación que implica a Zengotitabengoa, al que los agentes del instituto armado tratan ahora de localizar.

el 11 ene 2010 / 18:08 h.

TAGS:

Dos días después de la detención de dos presuntos etarras en Portugal, la Guardia Civil busca ahora en Vizcaya a Luis María Zengotitabengoa Fernández, por su posible relación con el alquiler de la furgoneta que fue interceptada el pasado sábado en Zamora cargada con material explosivo.

Según han informado a EFE fuentes de la lucha antiterrorista, en el vehículo se encontró documentación que implica a Zengotitabengoa, al que los agentes del instituto armado tratan ahora de localizar.

La Guardia Civil ha registrado hoy dos viviendas en Elorrio (Vizcaya) en relación con el huido, de las que ha sacado varias cajas con documentación y ordenadores de uno de los pisos.

A estos registros se suma el que el instituto armado ha practicado también en el domicilio de los padres de Iratxe Yáñez Ortiz de Barron, arrestada el sábado en Portugal.

Un hermano de Luis María Zengotitabengoa, Andoni, es ya conocido para las Fuerzas de Seguridad ya que se encuentra huido desde 2003 cuando fue condenado por la Audiencia Nacional a 13 años de prisión por diversos actos de violencia callejera perpetrados en el año 2000.

Entretanto, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha dictado sendas órdenes europeas de detención (OED) contra los dos supuestos etarras Garikoitz García Arrieta e Iratxe Yáñez, detenidos el pasado sábado por la noche en el país luso.

Fuentes jurídicas han precisado que el magistrado actuó ayer de oficio y dictó las órdenes con el objetivo de que en el plazo aproximado de un mes los supuestos terroristas puedan ser entregados a la Justicia española.

Se les podría acusar de pertenencia a banda armada, tenencia de armas y explosivos y también, probablemente, del robo del coche patrulla de la Guardia Civil con el que huyó a Portugal Garikoitz García Arrieta.

Nada más conocer la decisión de la Audiencia Nacional española, el ministro de Justicia de Portugal, Alberto Martins, ha admitido que existe la posibilidad de que los dos supuestos miembros de ETA sean juzgados directamente en España.

En declaraciones a EFE, el abogado de los dos presuntos terroristas, José Galamba, ha avanzado que su objetivo es evitar que Garikoitz García Arrieta e Iratxe Yáñez Ortiz de Barron sean extraditados a España.

Galamba ha explicado que una abogada vasca contactó con él ayer para que represente en Portugal a los dos detenidos y reconoció que tiene pocas esperanzas de que la Justicia lusa se oponga a la extradición ya que se trata de un asunto con "mucha presión política".

Por el momento, las Fuerzas de Seguridad del Estado no descartan ninguna hipótesis sobre el destino final que tenía la furgoneta de ETA que trasladaban ambos terroristas.

Los expertos antiterroristas consultados por EFE barajan la posibilidad de que ETA fuera a diseminar el abundante material en varios zulos en territorio luso o que, por el contrario, el transporte tuviera su origen en el propio Portugal, país en el que se sospecha que la banda dispone con algún tipo de infraestructura desde hace años.

La primera hipótesis viene avalada por la extrema debilidad de la estructura logística en Francia, donde las Fuerzas de Seguridad han desmantelado más de 20 zulos en el último año, incautándose de casi una tonelada y media de explosivos, medio centenar de armas de todo tipo y documentación.

Con este escenario de acoso policial en Francia, la intención de ETA sería establecer una infraestructura logística en Portugal desde donde nutrir de material terrorista a los comandos operativos, según las fuentes.

No obstante, los investigadores tampoco se atreven a descartar que la furgoneta fuera ya una entrega de material a alguno de los 'comandos' operativos en España.

Según ha informado hoy el Ministerio del Interior, el vehículo iba cargado con una ingente cantidad de útiles y herramientas para fabricar bombas, aunque sólo una pequeña cantidad de material explosivo, apenas 10 kilos de pentrita.

Los terroristas también transportaban un fusil con mira telescópica, un revólver y una pistola, 650 cartuchos de diversos calibres, 25 temporizadores, y abundante material electrónico, como relojes digitales, circuitos electrónicos o sensores de movimiento para bombas-lapa.

Junto a ello, había dos máquinas troqueladoras para falsificar matrículas, más de 200 placas españolas y francesas en blanco, bombonas de gas vacías, y varios bidones para enterrar en zulos, algunos de ellos con signos de haber estado ya bajo tierra.

  • 1