sábado, 20 abril 2019
18:02
, última actualización
Local

"Nuestras son varias victorias"

Sólo necesitó media hora escasa para sintetizar el aquí y ahora de la mujer periodista en el siglo XXI. La directora del espacio de la Cadena SER A vivir que son dos días, Montserrat Domínguez, fue la encargada de clausurar con una magistral conferencia la II Jornada de Periodismo de El Correo de Andalucía centrada en el papel de la mujer en los medios de comunicación

el 20 oct 2009 / 19:09 h.

TAGS:

Montserrat Domínguez, junto a la periodista de El Correo Amalia Bulnes.

Sólo necesitó media hora escasa para sintetizar el aquí y ahora de la mujer periodista en el siglo XXI. La directora del espacio de la Cadena SER A vivir que son dos días, Montserrat Domínguez, fue la encargada de clausurar con una magistral conferencia la II Jornada de Periodismo de El Correo de Andalucía centrada en el papel de la mujer en los medios de comunicación.


La conocida periodista comenzó recordando cómo en sus inicios en la profesión "el número de mujeres en activo se contaba con los dedos de una mano... y sobraban". Dejando claro como punto de partida que este oficio "es tanto de hombres como de mujeres porque lo importante es sentir pasión por él", Domínguez reconoció haberse "aprovechado" del hecho de ser mujer en las cientos de entrevistas que lleva realizadas: "Hay hombres que se deshacen cuando una mujer les acerca el micrófono y, a la vez, hay mujeres que sienten más tranquilidad y complicidad cuando está ante una mujer periodista".


En su opinión es una falacia hablar de "periodismo femenino o hecho por mujeres ya que no existen diferencias reales, de peso, con respecto al realizado por los hombres". "No hay lugar para los compartimentos, es tan absurdo pensar que una mujer no puede cubrir un conflicto bélico como que un hombre esté vetado para contar con intensidad y emoción una historia humana o una crónica social", dijo.


Al igual que en la mesa redonda precedente, Montserrat Domínguez, que dirige un equipo de redactores en su programa de la SER, también recordó que "el acceso a los puestos de responsabilidad es un hándicap muy importante si eres una mujer periodista y quieres tener familia e hijos". "Es una cuestión de prioridades, pero creo que también en este aspecto el movimiento feminista tiene que seguir avanzando", agregó.


Valorando en términos muy positivos la plena incorporación de la mujer al mundo de las redacciones, la periodista cifró el mayor éxito de éstas en algunos puntos concretos: "Nuestras son varias victorias, como el hecho de haber logrado convertir en noticia el maltrato de género, el haber limado el lenguaje en perjuicio de la terminología sexista y el haber ayudado a que el trato machista esté cada vez peor visto". "Todo lo anterior es un reflejo de lo que está ocurriendo en otros estratos de la sociedad y que nosotras, como mujeres periodistas, venimos impulsando desde hace años", aseguró.


Menos optimista en cambio se mostró a la hora de analizar el futuro más inmediato de la profesión. "Vivimos una brutal crisis que está haciendo mella en los medios de comunicación tradicionales", afirmó. Y por ello concluyó estar preocupada "porque los centros de decisión, gobernados por hombres, perjudicarán los puestos de trabajo de las mujeres". Del mismo modo, en el periodismo actual "se minusvalora y se prescinde de la veteranía y a la par sucede que los jóvenes tienen cada vez menos esperanza y abandonan con mayor rapidez una profesión de difícil salida".


La banalización de los contenidos y el alto precio económico que tiene "hacer un buen periodismo" son otros de los retos a los que tiene que hacer frente los regentes de la profesión, "un oficio global en el que tan importante es que las mujeres estén en todos sitios -incluso marcando la agenda informativa- como que éstas desarrollen su profesión al lado de hombres, para que las diferentes sensibilidades emerjan y así se enriquezcan las perspectivas", dijo rotunda.


Pese a su actitud reivindicativa, a Domínguez no le tembló el pulso al asegurar ante sus compañeras y ante el auditorio (de mayoría femenina) que "los hombres están cansados del victimismo femenino":_"Yo también lo estoy porque creo que las cosas están cambiando y los chicos hoy reivindican otras cosas que antes eran impensables, como su baja por paternidad o el deseo de salir un día un rato antes para acudir a la función escolar de su hijo", explicó.


La clave, a juicio de la periodista, estriba en "trabajar mano a mano, en igualdad de condiciones", aunque eso sí, "sin bajar la guardia". "Hay una caverna, una serie de fuerzas ocultas que permanecen agazapadas esperando cualquier desliz para intentar hacer culpables a las mujeres". Por eso cree que es tan importante "no cometer errores". "Tenemos que estar siempre muy visibles, cualquier paso en falso puede suponer un paso atrás en el inestable mundo del periodismo actual, cuya única certeza es que debe seguir existiendo", concluyó.

  • 1