viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Cultura

Plata quiere atraer a socios privados a Cultura y recorta en gastos corrientes

el 20 may 2010 / 19:13 h.

Paulino Plata en la inauguración de una exposición el pasado miércoles en el CAAC.

El consejero Paulino Plata debutó ayer en el Parlamento andaluz como nuevo titular de Cultura y aprovechó tan esperada ocasión para anunciar una nueva tanda de recortes presupuestarios –en este caso, un tijeretazo a los gastos de funcionamiento– y una reforma en el modelo de gestión de la consejería, con la puesta en marcha de nuevos órganos administrativos que permitirán “una gestión más ágil” y la entrada de fondos y patrocinios privados, de acuerdo con el “modelo anglosajón” de mecenazgos.


Sin embargo, la comparecencia de Plata fue más una declaración de intenciones que una explicación detallada de sus proyecto, puesto que no concretó ninguno de sus anuncios, siendo necesario incluso que las agencias de noticias que cubrieron su intervención –Efe y Europa Press– tuvieran que publicar sendas aclaraciones, corrigiendo sus despachos previos, por “imprecisiones de la fuente informante”.

Al margen de lo anecdótico, el consejero hizo referencia durante su intervención a la Fundación Andaluza del Patrimonio Histórico, un organismo que, según fuentes de la consejería, ya existe, pero que hasta ahora no ha tenido visibilidad pública y que, con ese nombre, no consta entre los departamentos dependientes de Cultura, por lo que debe tratarse de otro organismo que cambiará su denominación.

En cualquier caso, este “ente instrumental” será “transformado” en la citada fundación, cuyo nuevo objetivo será promocionar los valores del patrimonio andaluz y dar cabida a la iniciativa privada como sucede en “modelos anglosajones”. Plata no ofreció más detalles al confesar que la fundación se halla “en proceso de diseño”.

En la misma línea, informó de que “transformará” el actual modelo de gestión cultural –no dijo ni cómo ni cuándo–, lo que afectará a entidades cuyos presupuestos ascienden a 120 millones de euros, por lo que calificó esta medida como “una iniciativa muy atrevida para cambiar el modelo de gestión” actual.


La actividad de esta institución se extenderá además al conjunto de equipamientos o instalaciones culturales gestionadas por la consejería, como archivos, bibliotecas, museos y demás espacios culturales.

Para llevar a cabo esto, propuso la “la reorientación de una entidad instrumental existente en la actual legislación con el objetivo de lograr una administración más ágil y cercana al ciudadano”. Lo que no aclaró es a qué entidad instrumental se refería.“Es un buen momento para racionalizar recursos no creando nuevas entidades sino reorientando las que ya existen”, añadió.Todos estos cambios persiguen una gestión más eficaz y, por lo tanto, el ahorro. En este sentido, presentó también un programa de reducción de los gastos corrientes –suministros, luz, agua, papel...–, de hasta en un 11%, con el que persigue ahorrar unos 7,7 millones, según sus cálculos.

En materia de inversiones, el consejero explicó que esta racionalización y ordenación del gasto se traducirá en dar prioridad a aquellos proyectos más dinamizadores de la actividad económica y en la búsqueda de la colaboración privada para el desarrollo y la puesta en marcha de infraestructuras culturales.

Por su parte, el diputado del PP Antonio Garrido lamentó que a la reducción presupuestaria “muy importante” que ha sufrido Cultura en 2010 haya que sumar ahora nuevos recortes, y advirtió de que para su grupo el Museo de Bellas Artes de Sevilla será una prioridad al calificar su ampliación como “una laguna, casi Estigia por el tiempo que lleva sin resolverse”.

Plata contestó a estas críticas diciendo que si su departamento existe es porque el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, considera la cultura un sector estratégico.
Por último, fuentes de Cultura indicaron que el consejero concretará próximamente la batería de cambios a los que se refirió ayer.

Con respecto a las subvenciones a los sectores culturales –después de la supresión de las ayudas del libro–, Plata explicó que su departamento mantendrá algunas líneas de apoyo directo, pero sólo como tránsito temporal al modelo definitivo que funciona en Europa y en todo el mundo: los créditos o anticipos reintegrables.

Según el consejero, el fondo de diez millones de euros puesto el año pasado a disposición de las pymes de las industrias culturales irá creciendo en función de la demanda.Otra de las nuevas iniciativas será la realización de un Plan de Comunicación Cultural, que incluya la elaboración de una completa Agenda Cultural.

 

  • 1