jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Cultura

«Sevilla debe soñar con un festival de estrenos mundiales»

Tras la controversia suscitada por el cese de Manuel Grosso, su sustituto al frente de la cita sevillana con el séptimo arte afronta el reto con serenidad, ganas de impulsar su crecimiento e ideas a largo plazo, aunque prefiere trabajar el día a día. Foto: Gregorio Barrera.

el 15 sep 2009 / 16:42 h.

- ¿Viene para quedarse, o sólo como bombero para apagar un incendio puntual?

-Tengo como lema trabajar en corto y día a día. Toca resolver un festival, y las energías hay que ponerlas en lo cercano. La mirada, sin embargo, es larga: la perspectiva del equipo es colocar el Festival donde corresponde, y eso tomará unos años, de modo que no tengo ningún sentimiento de provisionalidad.

- Hay quien dice que apenas ha tenido tiempo para preparar la próxima edición; otros, por el contrario, que Grosso no le había dejado nada hecho. ¿Quién tiene razón?

- En logística, el festival está en manos de gente que ya estaba aquí. Hay una experiencia organizativa sin la cual sería imposible asumir este trabajo. En lo que respecta a una parte crucial, la de los contenidos, no me he encontrado nada encima de la mesa. Eso tiene sus pros y sus contras: hay poco tiempo, pero eres más libre para soñar y plantear nuevas líneas de trabajo. Creo que con todo ello sacaremos adelante un buen festival.

- Hablando de Grosso, ¿ha podido reunirse con él, se han puesto ustedes en contacto?

- Hasta ahora no hemos tenido ocasión, pero espero tenerla por ser colega y amigo de mis amigos. Manolo Grosso tiene todo mi respeto.

- Además de poco tiempo, parece que hay poco dinero. O, al menos, el mismo que la anterior edición. ¿Se puede hacer más con el mismo presupuesto?

- A priori, parece que vamos a hacer más de lo que se hacía. Se han planteado nuevas secciones, hay nuevos apoyos también, como la Fundación Tres Culturas y la ONCE. Tendremos que ajustarnos para aprovechar el presupuesto al máximo, pero no por una cuestión de cantidad, sino para que Sevilla tenga un festival más completo. Hemos puesto el acento en aumentar la actividad profesional o industrial, con foros y seminarios que pretenden sensibilizar a organismos europeos de que Sevilla, y Andalucía, son un buen foco para hacer cine. Habrá reuniones en las que estará el Think tank del cine europeo, que estudia las políticas europeas de forma independiente; se van a reunir aquí las film comission y las academias de cine de los respectivos países europeos; vendrá el secretario general de Euroimages, varios miembros de Canal Arte... Queremos no sólo que el público disfrute de buenas películas, sino que la gente de cine de aquí tenga acceso a los líderes europeos del sector.

- No obstante, en los últimos años el papel de la Academia Europea en el Festival de Sevilla se limitaba a hacer públicas las candidaturas de sus premios anuales en nuestra ciudad. ¿Hay visos de que vayan a hacer algo más, tratándose del único festival de cine europeo en España?

- Yo creo que es un honor que las nominaciones de los premios de la Academia se hagan aquí. Creo que es un caso único, porque para los Oscar, por ejemplo, tanto el anuncio como la entrega, todo se hace en Hollywood. Otra cosa es que este año ese acto en Sevilla lo vamos a cuidar al máximo. También traeremos una selección de cine europeo hecha por la Academia, y una muestra de cortos en la que el voto del público es decisivo. Además, queremos hacer un día especial de la Academia europea, por si la relación con ella no estuviera clara: un acto en el que participarían figuras de relieve.

-Esa es una vieja discusión, si es tan importante que vengan celebridades, si es preferible no malgastar dinero en esas presencias e invertirlo en otros menesteres... ¿Cuál es su opinión?

-Es importante que vengan famosos a este tipo de festivales. No podemos olvidar que el mundo del cine se basa también en el cariño y la devoción que el público siente por los actores y los directores. Es cierto que el cine americano se funda más en el star system, mientras que el europeo tira más para la autoría, para los directores. Yo creo que ambas facetas deben combinarse, y finalmente el buen cine debe ser para todos los públicos. Ya sea atraída por unos o por otros, conseguir que la gente vaya al cine será un éxito de toda la industria. El gran problema es conseguir que las estrellas tengan fechas disponibles. Creo que será más fácil traerlas cuando logremos que el de Sevilla sea un festival de estrenos absolutos. En España, sólo San Sebastián ha logrado convertirse, en ese sentido, en un festival de clase A.

-¿Cómo se logra eso?

-Sevilla tiene que soñar con un festival de estrenos mundiales. Si es de estreno europeo, o español o andaluz, disminuye la escala del interés promocional. Si la ciudad sigue creyendo en su festival, todo el mundo se entregará para ponerlo en una dimensión mayor, pero se necesita tiempo para negociar con productores, distribuidores, etc.

-¿Quién será, según usted, la gran estrella del festival de este año?

-De momento, tenemos confirmada una indiscutible: ¡Borau! [risas]. Probablemente entre en la Real Academia el domingo que cierra el festival, pero había que hacerle este homenaje. Él estuvo aquí rodando Malaventura de Gutiérrez Aragón, colaboró con la Expo... Va a ser un regreso especial.

-¿Y la que sueña con traer?

-La ilusión de todos, por ejemplo, es que viniese Julie Christie, una de las actrices favoritas de David Lane y que trabajó en Dr. Zhivago en España.

-¿Cuándo volverá a Sevilla el programa Shooting stars?

-Todo depende de que haya en él actores españoles. Son unos diez seleccionados, y este año, por ejemplo, no tenemos a ningún español entre ellos, pero nunca lo hemos descartado. Una de las claves es que la organización de Shooting stars nos ofrezca realmente la posibilidad de tenerlos aquí, porque hay algunos muy interesantes.

-¿Se ampliarán por fin el número de salas de proyección para el próximo festival?

-El objetivo de la Delegación de Cultura es que la ciudad viva más el festival. Eso pasa por exhibir en más marcos, y eso pueden ser más cines convencionales y también salas institucionales: universidades, fundaciones... en las dos direcciones estamos trabajando.

-Es usted un activo bloguero. ¿Tendrá ocasión de escribir a diario durante el festival?

-Mi objetivo no es tanto un blog diario, como que la web sea muy concreta, que todo el festival esté en la red, y aunque no hay mucho tiempo barajamos la idea de alojar distintos blogs en nuestra página oficial. Pensamos que el cine no es una ciencia, sino un mundo de opiniones. Y las opiniones de los espectadores son las que hacen las películas. Los blogs, los mails, son una opinión riquísima, un mecanismo muy valioso que cualquier organización tiene que escuchar. Si puedo escribir yo durante el festival, pues sí, me gustaría hacerlo.

-¿Tiene algún modelo especial, algún espejo en el que le gustaría que el festival de Sevilla se mirara?

-Un festival que hemos visto crecer con mucha energía es el de Toronto, que combina calidad con un gran mercado de distribución. No me importaría nada que Sevilla fuera pareciéndose a él.

  • 1