domingo, 24 marzo 2019
05:03
, última actualización
Local

Tatuajes

De niño me dijeron que lo de los tatuajes era cosa de delincuentes. Un día apareció en una revista Don Juan de Borbón con un brazo tatuado. Mi familia que era monárquica le encontró la explicación? cosas de la Armada Británica, donde el Sr. Conde sirvió de joven.

el 16 sep 2009 / 07:23 h.

TAGS:

De niño me dijeron que lo de los tatuajes era cosa de delincuentes. Un día apareció en una revista Don Juan de Borbón con un brazo tatuado. Mi familia que era monárquica le encontró la explicación? cosas de la Armada Británica, donde el Sr. Conde sirvió de joven.

Pero lo del padre del Rey ya no hay forma de pararlo. Y cuando llega el verano, los tatuados llevan las carnes al aire mostrando así el gusto, por decir algo, del ilustrado. Gente conocida como Beckham se va inscribiendo en diversas zonas visibles de su anatomía, frases, dibujos varios y algún retrato. Lo de "amor de madre" o "a mí la legión" comparados con los de esta gente es de aristócratas.

Me acuerdo ahora de ese genial y siniestro De Niro en 'El cabo del miedo' cubierto de mensajes (de pega obviamente). Algo parecido a lo que acaba de hacer Sánchez Dragó, sin pudor alguno con una foto en la que posa en pelotas. Una estupidez, vaya.

Excepto la pantera negra que lleva tatuada en su brazo mi querida Carmencita que es intocable, el resto de los tatuajes me parece una cutrez. No hay día en que una joven con sus lorzas no te enseñe un dibujo que aparece tras la rabadilla hasta dios sabe qué profundidades de su rotunda pelvis.

Suele ser una greca maorí o una guirnalda esotérica. Ahí embutida entre carnes intentando huir del pantalón caído, ahí permanecerá el tatuaje. Hasta que la propietaria pase a ser una vieja. Y con el habrá de convivir, como la prueba indeleble de la tontería que hizo cuando era joven.

Quiera Dios que Melanie no se separe nunca de Antonio para que no le pase como a la Jolie que se plantó un rótulo que decía Billy Bob (Thornton), el gran actor que le duró de novio bastante menos que el 'tatoo'.

Pero la gente ordinaria, propiamente dicha, ni tiene novios famosos ni siquiera tiene imaginación. Todos buscan una letra del alfabeto chino. Mejor sería, digo yo, que se pintaran el alfabeto español para repasar. Si se tatuaran las planillas de los cuadernos Rubio podrían salir del analfabetismo.

Otros se ponen la media luna con su estrellita, un prodigio estético. En fin, son las nuevas divisas con que se marca este ganado indecoroso y decorado.

Abogado

crosadoc@gmail.com

  • 1