domingo, 20 enero 2019
23:54
, última actualización
Deportes

Triunfo con solvencia ante Irán

El conjunto de Juan Antonio Orenga vence al campeón asiático por 30 puntos en el primer partido de la fase regular.

el 31 ago 2014 / 00:18 h.

IRAN - ESPAÑA Pau Gasol, Sergio Rodríguez y Navarro, en un lance del partido. Foto: EFE. La selección española venció con claridad al campeón asiático, a Irán, por 60-90 (con Pau Gasol anotando 33 puntos), que demostró su condición de campeón asiático jugando con orgullo y cierta calidad, lo que fue respondido por el equipo español con respeto y contundencia. A los dos minutos de partido el resultado era de 6-4, después de dos triples sin fallo de los asiáticos. El quinteto español no fue de circunstancias puesto que estaban en pista los hermanos Gasol (Pau y Marc), Navarro, Rubio y Llull. Pero en los siguientes cinco minutos, el conjunto de Orenga le endosó un parcial de 3-17. El cuarto, en el que debutó Alex Abrines, finalizó con 18-27. En el cuadro iraní destacó Mahdi Kamrani, un base rápido, certero en el tiro, con buena visión de juego y valiente, autor de 11 puntos en los primeros diez minutos. Por parte española, Pau se fue hasta los 12 puntos, que fueron 19 al descanso. Pero todo tiene un límite y a los 17 minutos (28-45) pareció que la ilusión iraní se iba abajo, aunque siguieron trabajando para llegar al descanso con un más que digno 33-48. En la continuación, el rigor táctico de los españoles comenzó a tomarse un cierto respiro, casi en la misma proporción en la que las fuerzas de los iraníes comenzaban a dar los primeros síntomas de escasez. La ventaja alcanzó la veintena de puntos, 41-61 en el minuto 26. Los árbitros cambiaron de actitud y cortaron de raíz la dureza de los iraníes y el partido se fue al último descanso, tras el tercer cuarto, con un claro 50-70. Con la victoria decantada y el ritmo del partido roto, Juan Antonio Orenga elevó los ojos al techo del Palacio pidiendo que aquello se acabar cuanto antes para evitar alguna lesión. Al final, 60-90, una victoria más complicada de lo previsto ante una selección iraní que demostró tanto orgullo como respeto los jugadores españoles.

  • 1