domingo, 17 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

UGT y CCOO pedirán a Griñán que no traslade a Andalucía el modelo de recorte estatal

Los sindicatos andaluces piden una reunión al presidente de la Junta para trasladarle sus propuestas que pasan por no tocar la cobertura social ni el impulso a la actividad productiva y que los recortes de ingresos se hagan por nivel de renta.

el 20 may 2010 / 11:45 h.

TAGS:

Los secretarios regionales de CCOO y UGT, Francisco Carbonero y Manuel Pastrana.
"Las medidas de ajuste, siendo necesarias, se pueden abordar desde muchos puntos de vista y en Andalucía ni se debe ni se puede aplicar el modelo tal cual lo ha hecho el Gobierno de la nación". Así de rotundo se mostró primero el secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana. Su homólogo de CCOO-A, Francisco Carbonero, añadió igual de contundente que "Andalucía no tiene por qué poner dos huevos duros más" y anunciar que el recorte salarial de los funcionarios afectará también a los trabajadores de las empresas públicas, excluidos del Decreto aprobado ayer por el Consejo de Ministros.

 

Es el mensaje que ambos trasladarán personalmente, junto a sus alternativas para reducir el déficit, en una reunión solicitada en la misma comparecencia pública al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, para la próxima semana. Reunión que, aún sin concretar fecha, fuentes de la Junta confirmaron que se producirá y que estaba ya prevista.

La propuesta que trasladarán a Griñán, en un ambiente tenso de nuevo después de que las relaciones se enderezaran tras las críticas por el parón de la Concertación, pasa por no tocar la cobertura social ni el impulso a la actividad productiva y que "cualquier medida de calado" que toque los ingresos de los ciudadanos sea "proporcionada a los niveles de renta, sea cual sea su procedencia", esbozó Pastrana sin querer entrar en más detalles hasta reunirse con el presidente.

El mismo día que iniciaron las movilizaciones en el sector público contra el recorte salarial del 5% para los funcionarios y la congelación de las pensiones, Pastrana y Carbonero quisieron explicar que no están "atrincherados" en la defensa de ese 5% ni de las pensiones sino que están "dispuestos" a buscar acuerdos para salir de la crisis "siempre que no sea a costa de los trabajadores y de sus derechos a la Negociación Colectiva, a sus salarios y a una pensión digna", subrayó el líder de UGT-Andalucía.

El líder de CCOO-A fue especialmente crítico con el hecho de que "se ha roto el único Pacto de Estado que hay en este país, el Pacto de Toledo para las pensiones" y "han dilapidado los acuerdos de Negociación Colectiva", lo que supone un "precedente importantísimo". Y en este sentido lanzó un aviso a la Junta para que no vaya más allá aún. "El Gobierno no ha dicho todavía que el recorte salarial vaya a afectar a las empresas públicas [las condiciones laborales en éstas se rigen por convenios colectivos]. Si se puede romper unilateralmente un convenio, que es ley, qué se respeta en este país", cuestionó Carbonero.

A juicio de ambos dirigentes, el Gobierno ha elegido "el camino fácil" con medidas "poco razonadas, no meditadas, diciendo una cosa y a los diez minutos la contraria" que además "van a ralentizar el crecimiento económico" al incidir directamente en la capacidad de consumo y provocar un "deterioro de lo público, que es la mayor conquista de los trabajadores porque es un instrumento para la igualdad", denunció Carbonero.

El secretario regional de CCOO acusó al Gobierno de la misma falta de previsión en su "política fiscal de alegría" marcada por el "populismo" y con vistas a las elecciones que "la hizo Aznar y la ha hecho Zapatero" y "cuando han llegado las vacas flacas, ha dejado las arcas públicas vacías".

Ambos recordaron que en su momento se opusieron a que el cheque-bebé -eliminado ahora- y la deducción de 400 euros se aplicaran a todos los españoles sin distinción y no en función de la renta, que "se diera 2.500 euros por hijo al que no tiene y también a la nieta de la duquesa de Alba". Los sindicatos reclamaron también más control sobre la economía sumergida, de la que procede el 25% del dinero que circula.


  • 1