domingo, 21 abril 2019
06:45
, última actualización
Deportes

Un francés, un alemán, un croata y un sevillano de Utrera

Con este póker de jugadores, si quieren, el Sevilla debe lograr lo que se proponga. Pronto veremos si lo de ayer fue verdad, o un sueño.

el 16 mar 2014 / 23:07 h.

SEVILLA-VALLADOLID 13-14Un francés, un alemán, un croata y un sevillano de Utrera formaron ayer un póker de jugadores que destrozó al Real Valladolid en el Sánchez-Pizjuán. La enumeración de distintas nacionalidades sirven en ocasiones para comenzar un chiste, pero aquí nos intentaremos sacarles una sonrisa porque el partido de estos jugadores no fue para reírse sino todo lo contrario. Fue uno de los más serios de la temporada. En contadas ocasiones han podido estar juntos esta campaña sobre el césped y ayer formaron un tremendo lío en el césped del campo de Nervión. El más esperado de todos es el alemán Marko Marin. Por culpa de las lesiones no ha tenido continuidad esta campaña pero cada vez que ha estado más o menos en forma ha dejado bastante claro que es un jugador tremendo. Quedan diez jornadas de Liga y el Sevilla lo necesita como agua de mayo. Es distinto, de lo que apenas hay. Emery le dió un toque de atención en público y el germano parece que ha respondido. Ayer, ante los medios de comunicación, le pidió constancia y continuidad. Esperemos que haya tomado nota. El francés es, lógicamente, Kevin Gameiro. Poco a poco sigue sumando goles –lleva ocho en Liga– y aunque a veces parece que no está siempre suele aparecer para marcar su golito, aunque también mande algunos balones al limbo. Del croata ya hemos escrito bastante esta temporada y quedan pocos adjetivos que dedicarle. Pero no está de más repetir que es un superclase y que poco dinero es el que parece que quiere cobrar con su nuevo contrato. No sería un gasto para el Sevilla sino una excelente inversión. Y por último, falta el jugador de Utrera al que hacía mención en el título. José Antonio Reyes, por el que pocos apostaban ya para jugar al máximo nivel, está sacando a pasear una tarde sí y otra también su exquisita zurda. El canterano está dejando bastante claro que quiere y además, puede. Quedan diez jornadas para terminar la Liga, justo el momento en el que hay que estar bien colocado, como decía Luis Aragones. Yel Sevilla lo está. Con este póker de jugadores, si quieren, debe lograr lo que se proponga. Pronto veremos si lo de ayer fue verdad, o un sueño.

  • 1