sábado, 17 noviembre 2018
19:37
, última actualización
Local

Una vida social activa ayuda a evitar el estrés de las labores cotidianas

Expertos consideran "absolutamente" fundamental que los adultos mantengan una vida social activa.

el 06 abr 2012 / 20:56 h.

TAGS:

La doctora Laura López-Táppero, médico de familia del Hospital USP San Camilo de Madrid recomienda mantener una vida social activa en todas las franjas de edad con el objetivo de evitar problemas derivados de las labores cotidianas, como el estrés o el pánico al trabajo, con motivo del Día Mundial de Salud, que tiene lugar este sábado.

En declaraciones a Europa Press, esta experta considera "absolutamente" fundamental que los adultos mantengan una vida social activa para olvidar la carga de trabajo o las dificultades de tener que conciliar la vida familiar y laboral, que se traduce, en ocasiones, en estrés, ansiedad, pánico al trabajo o problemas de sueño.

Asimismo, señala que las personas mayores de 65 años, al no trabajar, si se encuentran en casa, tienen que "leer o llamar por teléfono"; salir a la calle o acudir a centros de día, puesto que, de lo contrario, "se desorientan o no acuden al médico".

A parte de mantenerse activo socialmente, López-Táppero aconseja seguir una alimentación variada, que incluya abundante verdura y fruta --preferiblemente de temporada--, y distribuida cinco veces al día. En general, ha apostado por "disminuir las grasas, aumentar el consumo de proteína --mediante el consumo de carne de pollo y pescado", y restringir la ingesta de carne roja a "no más de dos o tres veces a la semana".

"Se ha demostrado que es mejor comer menos y más veces al día que solamente tres", insiste esta profesional, a la vez que precisa que la persona tiene que realizar un desayuno "contundente" y que incluya, por ejemplo, un zumo de frutas, tostadas y lácteos. Después, en el almuerzo y la merienda aconseja una loncha de jamón de York y una pieza de fruta; y en la cena, apuesta por una comida ligera.

Esta experta considera que esta práctica también puede plantearse como una 'conciliación comida-trabajo' en el sentido de que si el aporte de nutrientes se mantiene constante durante el día, se mejora el rendimiento y se evita la fatiga y la somnolencia.

En relación a la combinación de diferentes fuentes alimenticias, considera que "no hace falta un conocimiento especial", ya que "si visualizas un plato y lo divides en dos mitades: una corresponde a verdura y otra a hidratos y proteínas".

Además, López-Táppero apuesta por la ingesta diaria de entre 1,5 y 2 litros de agua o zumos caseros y alerta del consumo de bebidas isotónicas, que no deben ser tomadas por niños, y que en general deben limitarse a la práctica deportiva.

  • 1