sábado, 20 abril 2019
14:59
, última actualización
Economía

Unicaja implanta ya su modelo en Cajasur

Los estatutos de la futura entidad fusionada fueron aprobados y habrá un coordinador designado por la malagueña que estará omnipresente en las reuniones de Cajasur.

el 13 ene 2010 / 19:08 h.

El presidente de Cajasur, Santiago Gómez Sierra, junto a su homólogo en Unicaja, Braulio Medel.

En los próximos días, Unicaja va a contar en la casa misma de Cajasur con un alto directivo -de la máxima confianza del presidente de aquélla, Braulio Medel- para coordinar la fusión entre las dos entidades. Es una figura clave impuesta por el Banco de España y con la misión de conferir al proceso velocidad de crucero. En suma, la malagueña desembarca ya en la cordobesa.

Las dos cajas de ahorros dijeron ayer sí, en sendos consejos de administración, al proyecto de estatutos -provisionales al requerirse el trámite previo de su aprobación en las asambleas generales- de la entidad fusionada, que en principio será bautizada como Unicajasur.

Esos estatutos, acompañados del reglamento que regula la designación de los miembros de los órganos de gobierno -el consejo de administración y la asamblea general-, serán válidos para el periodo transitorio de la fusión que, por ley, no puede demorarse más allá de los tres años.

Y como estaba previsto y pactado entre ambas cajas, el reparto de los órganos será el siguiente. La asamblea la compondrán 285 miembros, de ellos 95 procedentes de Cajasur y el resto, de la entidad que resulte de la unión de Unicaja y Caja de Jaén.

Mientras, el consejo tendrá 36 consejeros, 24 de estas dos últimas y 12 de la cordobesa. También se incluye la composición de la comisión ejecutiva (6 directivos de Cajasur de un total de 18) y de la de control (7 de la caja cordobesa y el doble de las otras dos).

De la reunión de ayer también surgió el Comité de Gestión para el proceso de fusión, compuesto por los presidentes, directores generales y dos ejecutivos de ambas entidades -y entre estos últimos, Cajasur ha colocado a hombres de la confianza del presidente, Santiago Gómez Sierra, en concreto a Santiago Cabezas y José Rafael Rich, para acompañar al director general, Antonio Barral-.

Formalmente, los presidentes designarán al citado coordinador, pero en la práctica éste depende de Medel. ¿Y hasta cuándo ese coordinador para la operativa de las cajas y que pondrá el marcha el periodo transitorio? Hasta que las asambleas aprueben la fusión y se inicie la transición. Antes, tendrá que ser bendecida por los consejos de administración, y a partir de ahí contarán 6 meses -unas fuentes hablan de abril o mayo y otras prefieren la prudencia- para la asamblea.

Ese coordinador impondrá el modelo de la malagueña en la cordobesa, en cuyos consejos de administración incluso podrá participar.

El secretario general del PSOE en Córdoba y consejero de Cajasur, Juan Pablo Durán, indicó ayer a este periódico que la velocidad que ha cogido el proceso es ahora "irreversible", por el bien de una caja que dará respuesta a las necesidades de los inversores de la provincia y con una relevante presencia en la economía de toda la comunidad.

Lo que sí está claro es que en la reunión de los consejos de ayer se obvió uno de los aspectos más espinosos de la negociación: materializar los acuerdos bilaterales del protocolo de fusión que no entran en los estatutos, entre ellos la cesiones de activos a la Iglesia para la nueva fundación que llevará la Obra Social y una co-sede en Córdoba. Se sigue negociando y, según Juan Pablo Durán, "buscando el mejor encaje". Y en todo caso, los flecos se irán peinando. Ningún sobresalto.

Y pendientes del pacto laboral

Unicaja, Cajasur y los sindicatos con representación en ambas entidades constituyeron ayer en Málaga la mesa de negociación del acuerdo laboral de fusión de ambas y acordaron las normas de funcionamiento de la mesa para las futuras reuniones.

Las partes se emplazaron a una nueva sesión en la que está previsto que expertos de Boston Consulting Group expongan el plan estratégico de negocio de la fusión de Unicaja y Cajasur, plan que fue aprobado por los consejos de administración de las dos el pasado mes de diciembre, indicaron fuentes de la malagueña.

Desde entonces, "ambas entidades reiteraron su voluntad de poder alcanzar un acuerdo laboral que concite la máxima adhesión posible entre la representación de los trabajadores de las dos cajas", comentaron.

Según CCOO, que ayer votó en contra de los estatutos de Unicajasur en el consejo de Unicaja, al igual que el sindicato Aspromonte lo hiciera en Cajasur, el proceso de negociación va a ser "duro y difícil", pero con voluntad de negociar.

  • 1