miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Deportes

Villa da sentido al modelo del éxito

La Roja domina en posesión y debe mejorar en efectividad.

el 01 jul 2010 / 07:25 h.

TAGS:

La selección española se ha plantado en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica manteniendo la identidad que tantos éxitos le ha dado con el triunfo en la Eurocopa y la inmaculada fase clasificatoria, el juego de toque y de control del balón. Las estadísticas oficiales del Mundial así lo indican, por cuanto el conjunto de Vicente del Bosque, tras tener ante Portugal, en el partido de octavos, una posesión del 61%, acumula en este capítulo una media del 60%. Es decir, que España controla el tempo de los encuentros y el manejo del balón, seña de identidad desde poco antes de la Eurocopa.

Ante Suiza, en la única derrota española en el Mundial, tuvo una posesión del 63%, que no se vio reflejada en el marcador; bajó contra Honduras al 57; subió dos puntos ante Chile; y frente a Portugal fue del 61. En ese apartado es superior a Argentina y Brasil, otras dos cuartofinalistas y grandes aspirantes a meterse en la final, que tienen una media de posesión de 58 y 57 por ciento, respectivamente.

De esta forma, España lidera con autoridad los capítulos de pases, dato que habla por si mismo el estilo de juego de los de Del Bosque, que han dado 2.265 pases, con el 81 por ciento de acierto. Brasil es segunda en esta tabla con 1.929 y Argentina tercera, con 1.848, en tanto que en el plano individual dominan los españoles Xavi Hernández (368), Xabi Alonso (327), Sergio Busquets (316) y Gerard Piqué (306).

En cambio, Argentina y Brasil han sido más efectivas, por cuanto han anotado más goles. Mientras que España acumula cinco, Argentina es la que más ha marcado, con diez, uno más que Alemania, en tanto que Brasil suma ocho. El delantero argentino del Real Madrid, Gonzalo Higuaín, lidera la tabla de artilleros con cuatro dianas, empatado con David Villa y el eslovaco Robert Vittek. El zurdo barcelonista argentino Leo Messi encabeza la estadística de disparos, con 23, cuatro más que Villa. Argentina es el equipo que más ha disparado con 75, uno más que España y Brasil, mientras que Ghana, otra cuartofinalista, acumula 71.

Entre las claves del pase de España está el acierto de Del Bosque nada más arrancar la segunda mitad ante Portugal al cambiar el guión al sustituir a Torres, y en vez de apostar por Cesc, como ha sido habitual desde la Eurocopa para pasar a jugar con cinco centrocampistas, sacó al campo a un jugador que no había debutado en un Mundial, Fernando Llorente.

España se encontró a un rival de nivel que no salió al campo solo a destruir ni realizó marcajes individuales a los cerebros de la Roja. Lo agradeció especialmente Xavi Hernández, que firmó su noche más brillante de lo que va del Mundial. El marcaje a Cristiano Ronaldo lo abordó España con un sistema de ayudas. Piqué debía echar una mano a Capdevila y Puyol a Ramos. Acabó impotente el portugués.

Y la guinda, David Villa. Sigue siendo la referencia de España. Aunque fue nombrado Xavi como el mejor jugador del partido, el Guaje volvió a ser decisivo. Marcó su cuarto gol del Mundial 2010, de cinco anotados por España. Está entre los máximos artilleros del Mundial y compitiendo por ser el mejor jugador, aunque sólo piensa en conquistar el título más deseado gracias a la labor de equipo. Y de paso, sacarse la espina de aquella final de la Eurocopa de hace dos años que no pudo jugar por una lesión.

  • 1