miércoles, 21 octubre 2020
15:15
, última actualización
Local

Soustrot como en familia

el 18 may 2012 / 16:33 h.

TAGS:

Teatro de la Maestranza. 17 de mayo. Programa: Obras de Tomasi, Honegger y Ravel. Intérpretes: Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Marc Soustrot, director. 15º Concierto de la Temporada de Abono.

El maestro francés Marc Soustrot constituye uno de los directores invitados más bienvenidos al podio de la Sinfónica de Sevilla y sus repetidas visitas a lo largo de los años le ha permitido establecer un enriquecedor diálogo con los profesores de la orquesta que, este mismo jueves, lo aplaudían con entusiasmo. Parte de su mérito radica además en lo habitualmente bien planteados programas que asume.

Era el caso de este, con una primera parte en el que la sección de metales y de percusión ponía en los atriles las Fanfarrias litúrgicas (1947), de Tomasi. Música de cariz cuasi cinematográfico que recibió una lectura plena de dominio y en la que Soustrot subrayó todo su efectismo para hacerla cercana al público. Antagónista de aquella, la introspectiva y muy adusta Sinfonía n.2 (1937) de Arthur Honegger llegó sombría y oscura, por obra de una batuta que extrajo de ella todas sus inflexiones y que fue leída como un lamento de entreguerras, con toda su carga emocional intacta.

Segunda parte para Ravel culminada en un Bolero grandilocuente, exagerado y, por lo mismo, novedoso por la hiperexpresiva batuta y ejecución que recibió (en la que habremos de pasar por alto algún desliz). A Le tombeau de Couperin le faltó tal vez un punto de ligereza, aunque la planificación de la obra se mostró diáfana y su marchamo neoclásico quedó intacto pese a que pudieran preferirse lecturas aún más gozosas y rápidas. Lo mismo sucedió con la Pavana para una infanta difunta, exquisitamente expuesta y con una ROSS de sonido camerístico arrebatada por la pristina belleza de esta joya raveliana. Otros maestros, caso de Pierre Boulez y Jos van Immerseel, adelgazan aún más la textura y el tempo en pos de una sonoridad todavía más refinada. Soustrot, al final, fue aclamado con parte del público en pie. Era el mismo maestro que en 2008 firmó en el Maestranza un concierto histórico con Des canyons... de Messiaen.

  • 1