domingo, 29 noviembre 2020
12:48
, última actualización
Local

Un siglo de toros y fotografía

La saga de los Arjona inauguró ayer en la sede de la Fundación Cajasol –la antigua Audiencia– una muestra retrospectiva de los inmensos fondos de esta firma fundamental del reporterismo taurino.

el 05 abr 2013 / 22:05 h.

Antonio Pulido, junto a varios matadores.- J.C. Cruz (Atese) Antonio Pulido, junto a varios matadores.- J.C. Cruz (Atese) Hablar de la saga de fotógrafos de los Arjona es bucear en la propia historia del toreo:desde esa trinidad formada por El Gallo, Joselito y Belmonte que inicia la muestra inaugurada ayer en la fundación Cajasol hasta la última imagen digital obtenida por Agustín González Asuero, último eslabón de una dinastía de reporteros que se completa hoy con Agustín González Boje y Joaquín Almero González; cuatro objetivos y una sola firma, la de los Arjona. La presencia de toreros como Curro Romero, Emilio Muñoz, Paco Ojeda, Espartaco, Rivera Ordóñez o Dávila Miura atestiguó esa íntima relación con la gente de luces que Agustín Arjona, actual cabeza de la saga de fotógrafos, quiso convertir en su particular homenaje a la torería del siglo XX, verdadero hilo conductor de esta exposición que repasa la historia reciente del toreo a través de los actores de un lado y otro de la barrera. Pero la figura de José María González Medrano, el recordadísimo y querido Pepe Arjona, sobrevoló sobre los aficionados y toreros más veteranos que arroparon a la familia González Arjona en la puesta de largo de este retablo de épocas y estilos de torear. Su hijo Agustín evocó la figura de ese caballero de la cámara y recordó que la mayor parte de las fotos expuestas en el patio renacentista de la vieja Audiencia pertenecían a su objetivo. “Siempre he querido parecerme a él a través de sus consejos y de todo lo que él me enseñó. A él le debo el legado de tan buenas amistades y una forma de conducirme en la vida”, señaló el ya veterano periodista deteniéndose especialmente, después de reverenciar a Curro Romero, en recordar sus vivencias con los matadores de su propia generación con los que ha compartido kilómetros, triunfos, miedos y esas inquietudes que también ha sabido retratar con su cámara. Los Arjona, junto al torero Emilio Muñoz.. J:C. Cruz (Atese) Los Arjona, junto al torero Emilio Muñoz.. J:C. Cruz (Atese) El periodista José Enrique Moreno, director de la agencia Toromedia y comisario de la muestra inaugurada ayer llamó la atención de forma especial sobre el inmenso patrimonio inmaterial que supone el legado de la firma Arjona. “Su archivo fotográfico es una joya que no tiene parangón en España y sirve para repasar de cabo a rabo la historia reciente del toreo”, señaló Moreno haciendo un recorrido biográfico y sentimental por esta saga de reporteros gráficos que alcanza su cuarta generación uniendo en un apellido inconfundible “calidad, trabajo bien hecho y buen gusto taurino además de seriedad, profesionalidad y honradez”. De alguna manera, explicó Moreno, “si Cartier Bresson busca en su obra lo que él llama el momento decisivo, Arjona se obsesiona por el instante y persigue la perfección del muletazo. Su fotografía es distinta a todo lo que se había hecho hasta entonces. En definitiva, forja un estilo y crea escuela”, señaló el comisario recordando que “se han entregado al mundo del toro con una afición sin límite que se refleja en la amistad que han tenido con los toreros de todos los tiempos”. La fundación Cajasol ha ejercido de anfitriona de esta muestra que ha contado con los buenos oficios del personal de Toromedia: Gonzalo Sánchez en el diseño y Guadalupe Rubio y Marta Segura en la coordinación. Antonio Pulido, presidente de la fundación Cajasol, destacó la importancia de la exposición para la ciudad y para la propia entidad cultural, “que viene demostrando desde hace mucho tiempo su compromiso con la Fiesta de los Toros”. La exposición Glorias de la Tauromaquia se podrá visitar hasta el 5 de mayo en la Sede de la Fundación Cajasol, en la plaza de San Francisco.

  • 1