lunes, 15 octubre 2018
21:43
, última actualización

Bruselas esperará a que EEUU confirme la medida de los aranceles en julio para responder

Administraciones y organizaciones agrarias piden contundencia ante una decisión «injusta»

13 jun 2018 / 16:51 h - Actualizado: 13 jun 2018 / 22:31 h.
  • La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en las instalaciones de Agro Sevilla. / El Correo
    La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en las instalaciones de Agro Sevilla. / El Correo

La pelota del conflicto de la aceituna negra con el mercado estadounidense está en el tejado de Bruselas. Administraciones, agentes locales y, sobre todo, empresas y agricultores tienen claro que la Unión Europea debe poner toda la carne en el asador a la hora de defender la aceituna negra ante la Organización Mundial del Comercio, tal y como ha hecho con el acero. La Comisión Europea está de acuerdo en que es «inaceptable» la medida proteccionista contra «un producto exitoso, de alta calidad y popular entre los consumidores estadounidenses», sin embargo, esperará a que la Comisión Internacional de Comercio (ITC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos dilucide si las importaciones de aceituna negra española dañan o no a la industria estadounidense para tomar medidas al respecto.

La Comisión Internacional de Comercio tiene entre sus manos el peso de revertir una medida «injusta, desproporcionada y que no se ajusta a las normas de comercio internacional», apuntaba ayer el consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro. Una resolución que llegará el próximo 24 de julio y en la que también confía Cooperativas Agro-Alimentarias, asociación que espera que «en el último momento se imponga la cordura» y que el ITC actúe «con objetividad».

De pronunciarse a favor de las dos empresas californianas denunciantes, se confirmaría el repunte del 21 al 34,75 por ciento sobre la importación de aceituna negra, tal y como confirmó el martes el Departamento de Comercio Internacional, tras concluir la investigación antisubvención y antidumping sobre tres empresas sevillanas (Agro Sevilla, Aceitunas Guadalquivir y Aceitunas Camacho). Una medida que supondría «perder la totalidad del mercado en los próximos meses», según apuntó el secretario general de la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceitunas de Mesa (Asemesa), Antonio de Mora, tras reunirse en Bruselas con los equipos de los comisarios de Agricultura y Comercio.

Sánchez Haro considera que el castigo a este producto es «una barbaridad» y que se confirma así «la ventaja competitiva que pretendían obtener las dos empresas californianas (denunciantes)». Y es que, como recordó el titular de Agricultura, las empresas españolas copan un 30 por ciento del mercado de la aceituna negra en Estados Unidos.

Administraciones y afectados insisten en defender la legalidad de las ayudas de la Unión Europea puestas en duda, tal y como se ha demostrado «aportando a las autoridades estadounidenses millones de datos y cientos de expedientes» que así lo avalan, recalcó Sánchez Haro. En este sentido, el Gobierno central recalcó ayer que las subvenciones cuestionadas están «desvinculadas de la producción y no son específicas», por lo que no distorsionan la competencia y son compatibles con los criterios de la Organización Mundial del Comercio.

Las organizaciones agrarias temen que el trato hacia la aceituna negra de mesa sea solo un precedente. Una opinión compartida por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, quien está convencida de que el Ejecutivo estadounidense ha empezado por la aceituna pero que pronto «serán otros muchos productos» los que se verán afectados por las políticas proteccionistas. Por ello, Díaz animó a «pararle los pies» a Donald Trump.

Las asociaciones agrarias no entienden por qué si se cuestionan las ayudas de la PAC sólo se pone el foco en la aceituna negra procedente de España. «Grecia también produce y no se le aplican aranceles», recuerda el responsable de la Aceituna de Mesa de COAG Andalucía, Antonio Rodríguez. «La única explicación es que (las empresas españolas) son más eficaces y competitivas», expone el presidente de Asaja Sevilla, Ricardo Serra.

Los efectos de la tasa provisional ya se han hecho palpables. Según los datos de aduanas, las exportaciones de aceituna negra española al país habían caído por encima de un 42 por ciento, y hasta el primer trimestre de este año el sector acumulaba unas pérdidas de siete millones de euros. No obstante, el impacto en los próximos cinco años podría ascender a 350 millones, aunque, en el caso de que se prorrogase un lustro más, en la próxima década la aceituna negra perdería 700 millones de euros. Por este mismo motivo, el presidente de Asaja Sevilla ve «incomprensible» que Bruselas no sea tajante y actúe ya, «cuando el daño ya está hecho».

El consejero de Agricultura se reúne hoy con el nuevo ministro del área, Luis Planas, para barajar cuantas acciones sean necesarias para revertir la situación. Asimismo, este viernes, Sánchez Haro se sentará con Asemesa para abordar las medidas que se van a llevar a cabo a partir de ahora.

Para Cooperativas Agro-Alimentarias la solución es seguir trabajando en la línea que lo han hecho hasta ahora: a través de la internacionalización y la innovación. Y, así, diversificar mercados, reducir riesgos y generar mayor valor añadido a los productos. ~


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016