martes, 17 octubre 2017
05:01
, última actualización
Turismo

¿La ‘turismofobia’ llega a Sevilla?

Al igual que sucediera en ciudades como Barcelona o Mallorca, las pegatinas contrarias a quienes visitan la capital hispalense amanecieron ayer en San Luis

24 ago 2017 / 21:47 h - Actualizado: 24 ago 2017 / 21:52 h.
  • Pegatinas contrarias a la presencia de visitantes amanecieron ayer en las señales turísticas del centro. / El Correo
    Pegatinas contrarias a la presencia de visitantes amanecieron ayer en las señales turísticas del centro. / El Correo

«Tourism kills the city». Es decir, «el turismo mata a la ciudad». Así rezan las pegatinas que aparecieron ayer en la calle San Luis en las señales turísticas que el gobierno local ha colocado recientemente en distintos puntos del centro y Triana. Se trata de las mismas que a principios de verano comenzaron a inundar ciudades turísticas como Barcelona o Mallorca donde se libra una batalla entre residentes y visitantes que se antoja a veces insostenible, con pintadas y actos vandálicos de por medio. Sucesos que incluso han llevado al ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, a anunciar «contundencia» frente a estos hechos pues, aseguró, «debemos cuidar el turismo. Es la gran fuente de ingresos del país». En concreto, un 10 por ciento del PIB estatal.

Por el momento, la situación que se vive en la capital hispalense dista mucho de parecerse a la que se da en otros puntos del país. Además de las pegatinas que rechazan el turismo aparecidas en San Luis no hay más rastros de movimientos de esta índole sobre la llegada de visitantes a la ciudad. Todo lo contrario. No hace más de una semana que la Asociación de Comerciantes del Centro (Alcentro) lanzó una campaña que puede estar justo en el extremo opuesto. Su iniciativa tiene como objetivo demostrar que Sevilla no solo no está en contra de la llegada de turistas, sino que son más que bienvenidos y la ciudad los espera con los brazos abiertos. Para dejarlo claro pretenden repartir unos 40.000 abanicos con el lema «Sevilla loves tourist. Welcome to home». Es decir: «Sevilla ama al turista. Bienvenido a casa».

Y es que el Turismo supone más del 17 por ciento del PIB de la ciudad. Algo de lo que el Ayuntamiento de Sevilla es plenamente consciente. Por ello, se ha marcado como objetivos captar más viajeros, incrementar la estancia media diversificando aún más la oferta turística y atrayendo a turistas de países de medio y largo radio con la búsqueda de nuevas rutas aéreas y desestacionalizando el sector. «En Sevilla no se dan problemas con la afluencia turística como se alega en otras ciudades», destacó recientemente el gobierno municipal. De hecho, «los indicadores turísticos y la capacidad hotelera» apuntan que «aún hay capacidad de crecimiento para el turismo en Sevilla». Muestra de este trabajo para lograr ese crecimiento son las distintas campañas que desarrolla durante todo el año y que avalan las cifras de récord que vienen revalidando desde 2015.

Unos datos que se vieron respaldados una vez más el miércoles cuando se dieron a conocer los parámetros del mes de julio. Ni ser destino de interior ni las altas temperaturas son ya excusas para no visitar Sevilla en verano. De hecho, según los datos de la encuesta de ocupación hotelera, que publica mensualmente el Instituto Nacional de Estadística (INE), Sevilla recibió 206.435 turistas en julio –14.856 más–. Esto es, un 7 por ciento con respecto al mismo mes del año pasado. El excelente balance del turismo se debe, una vez más, al tirón extranjero, que representó el 63 por ciento de los visitantes recibidos.

El Consistorio, eso sí, trabaja para contener el crecimiento descontrolado de pisos turísticos. Un modelo de alojamiento que este verano se situaba en julio de este año en 1.127 pisos vacacionales regularizados, casi un 50 por ciento más que en el primer semestre de 2016, y el doble que hace cinco años, según datos del Ayuntamiento de Sevilla. A esto se suman los pisos o viviendas con finalidad turística (VFT), un total de 2.153, según los registros de la Consejería de Turismo y Deporte.

Este mercado, sin embargo, ha hecho que varias zonas se comiencen a despoblar debido a la subida de los precios de alquiler. Ante esta situación, el Consistorio ha puesto en marcha un estudio para evaluar el impacto que puede suponer para la capital la proliferación de viviendas con fines turísticos e incluso tratará de cuantificar la oferta no regulada para detectar la evaluación del problema debido a que este fenómeno «empieza a generar malestar en los barrios con gran atractivo por las afecciones que genera en la vida cotidiana de los vecinos». Un malestar que quizá sea lo que llevó ayer a esta acción aislada de colocar pegatinas en San Luis.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016